Diario de un hombre sin nada que contar. 37ª entrada.

Estoy retrasado contando. Sigo el mismo ritmo que cuando no pasaba nada. Ahora pasan cosas.

Tengo dos chicos en casa. Eso es mucho.

Su madre dice que se los lleva, pero no está claro.

Los chicos no quieren irse.

Yo no sé lo que quiero.

Con Eduardo, solo trabajo. El otro día me dijo de ir a tomar algo. Me disculpé. Es mejor así.

El otro día se hizo el encontradizo con los chicos. No le hicieron mucho caso. Se han dado cuenta de todo. Ya no les cae bien.

No sé de que va Eduardo. Parece que quiere recular, sin saber cómo.

Mi Madrid gana. A pesar de Zidane. Viva Morata.

Me gusta Morata.

He leído que quieren venderlo. Me quito de aficionado.

Alucinaría si un día aparece en mi puerta. Estaría bien. Morata.

Teresa llama casi todos los días. Me apremia con lo de mi hijo Antonio. Aprovecharé que Oriol y Pol se van de viaje con el colegio la semana que viene. Una semana. Por el inglés. Les vendrá bien para irse a Canadá con su madre.

López no dice ni palabra.

Lo fui a buscar. No lo saben los chicos. Ha pedido el traslado en el trabajo. Le dije cuatro burradas. Me callé otras tantas. No reaccionó. Me miró como si fuera un fantasma. Me dio tanta pena que lo abracé. Lo está pasando mal. Lo de irse Elvira, ha despertado la semilla del mal que tenía abonada dentro de él por su familia. Imagino que será eso. No quiere hablar. Cada uno sale como puede. Mi vida, mis sensaciones al respecto, no son las suyas, es evidente. Empezamos igual. Todo empezó con nosotros besándonos y nuestros padres pillándonos.

Acabo de volver a hablar con Teresa. Me dice que Elvira no tiene prisa por los niños. Para el curso que viene, dice. Ella piensa que no hablamos, me lo dice en confianza.

Pues los niños como dice ella, necesitan a su madre, la dije.

Teresa no contestó. Pensaría que mis hijos necesitan a su padre. Es incongruente: no cuidé de mis hijos, y ahora cuido de los de los demás. Mi escusa es que mis hijos estaban cuidados, y los de López, no. Pero es una disculpa.

Eduardo también ha pedido el traslado. No me lo ha dicho él. El de personal del banco me llamó el otro día. Por eso de proponer tomar algo. Me lo querría contar. Y yo que pensaba que quería volver.

Quedaré con Luis mañana. Los chicos salen. Yo salgo.

.

Néstor G.

Anuncios

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s