Diario de un hombre sin nada que contar. 48ª entrada.

Sábado.

No tengo ganas de nada.

Apenas me he levantado de la cama para ir al servicio.

Estaba encendido el ordenador y me he puesto a escribir. Pensé que me ayudaría.

Apenas tres líneas y estoy agotado.

Me vuelvo a la cama.

Didac no está.

Los chicos tampoco.

.

Néstor G.

Anuncios