El caso del enamoramiento súbito de Alejo.

Alejo no creía en los amores a primera vista. Ni en esos ni en casi ninguno.

Buena prueba de ello la tenía en su madre, que tras pasar casi veinte años de su vida junto a su padre, cantando las delicias del amor verdadero y diciendo a todo el que la quería escuchar que su historia con su padre era para toda la vida, “casi como el primer día que nos conocimos”, un buen día, con sol y temperatura primaveral, se dio cuenta que todo era una mentira. Miedo. ¿a estar sola? Porque él definitivamente no estaba solo. Al menos aquella noche que le vio besándose con aquella fulana en la calle 13.

– Era una fulana – repetía una y otra vez a Alejo, cuando se lo contaba medio llorosa y escondiendo su cara en el pecho de su hijo.

Fue duro para Alejo a sus quince años tener que hacer de consejero y limpiamocos de su madre. Y más cuando le dijo eso de:

– No sabes lo que te van a hacer sufrir los hombres, mi niño. Son todos unos cabrones.

¿Cómo sabía ella que le gustaba los hombres? Se preguntó una y otra vez, en silencio, porque su madre no parecía preparada para darle la respuesta. Ni esa ni ninguna. Tampoco quería que le contestara a sus preguntas no fuera a ser que por un casual le dijera que lo había pillado en alguno de sus escarceos amorosos con el vecino de enfrente.

Al final se armó de valor y preguntó. Y ella, poniéndose seria durante un par de minutos, y tomando la pregunta por dónde le interesaba, le miró fijamente y le dijo.

– Es una pregunta retórica, hijo, no hace falta contestar. Los hombres son todos unos cabrones.

Seguido volvió a hundir la cabeza en el pecho de su hijo y siguió llorando el resto de la noche. Alejo callado. Pensando. “Nunca me enamoraré de nadie, mamá”. Pero sin abrir la boca.

El caso es que su padre no volvió a aparecer por casa. Se iría a vivir con la fulana esa de la calle 13. Alejo no supo más de él. Tampoco es que se perdiera mucho.

Su madre no volvió a mencionar nada de todo lo que pasó ese día. Un par de veces intentó Alejo sacar el tema, pero acabaron hablando del pájaro carpintero y su musical repiqueteo en la madera del árbol de turno. Incluso un día hablaron de política. Pero poco. Casi nada. De hecho solo lo suficiente para cambiar de tema y dejarle mamá claro al chico que no debía preguntar nada sobre aquella noche ni las circunstancias de su padre. Día en realidad, que a la fulana y a su chulo los vio a plena luz del día, le dijo. Aunque Alejo estaba seguro haberla oído hablar de “noche”.

La madre de Alejo tuvo muchos pretendientes. Era agraciada y era una mujer con estilo. Y tenía un buen trabajo y dinero. Muchas moscas merodeaban la miel.

Alejo tuvo muchos amantes también. De casta le viene al galgo, le decía su mamá por las mañanas cuando se cruzaban con sus amantes en gayumbos en el pasillo de casa camino del baño. Son muy modernos, ya.

Sea por la experiencia de su madre o por aquel aviso tan dramático del día de autos, el caso es que Alejo, era un descreído en esto del amor y el compromiso. Solo le gustaba ligotear, conquistar rendir la fortaleza y seguir camino en busca del siguiente. Su amiga Juliana le decía siempre que debía buscar el amor. Ella no era un buen ejemplo tampoco. Ella buscarlo, lo buscaba. Pero solo encontraba cabrones.

– Para encontrar lo que encuentras chica, mejor haz como yo. Si sale, pues sale. Pero para esos tipejos de los que te cuelgas, querida… no es plan.

Juliana también lloraba en el hombro de Alejo. Su hombro debía ser muy apetitoso para ello, estaba visto. Y una vez también lloró en él su profesor de Psicología del comportamiento. Pero aquello fue después de un polvo por despecho. Despecho el del profesor, que le acababa de dejar “ese”, que le he visto besándose con ese fulano, en la puerta del 34 de la calle 15. porque es un fulano.

Así que Alonso no gustaba de amores. Menos a primera vista. Eso de los flechazos no sabía que era. Reía a carcajadas cuando alguien sacaba el tema. Le trataba de loco y demás… y le auguraba una temporada de sufrimiento y caída al abismo.

Y sí, después de la locura y las risas llegó el castigo.

Esa noche de ese día en el que salió de marcha con Juliana para matar las penas por su enésimo desengaño, en llegando a casa y cerrando la puerta, se fraguó la tragedia. Resulta que el vecino de abajo, el de muy abajo, más bien, se le vino el sueño con el cigarrillo encendido. Tan mala suerte que prendió la mantita con la que se tapaba las canillas viendo los asaltos de “La Voz”. Todo empezó a arder. Una cosa de película. El humo subió rápidamente por todos los huecos imaginables y algunos otros inimaginables. Alonso no se dio cuenta y se quedó medio grogui después de una buena esnifada de humo. Cuando todo parecía perdido, un hacha rompió la puerta de la casa y ahí estaba él, con su máscara, con su traje de bombero, con sus músculos, que no se le veían, que el traje de faena era muy abultado y pesado, y la bombona de aire no ayudaba, y el casco y la máscara y los guantes, y las botas… pero esos ojos a través de la máscara… se cruzaron las miradas. El tipo le sonrió, que sí, que le sonrió, aun que no fue posible que Alejo viera la sonrisa, que no. Pero da igual, él la vio. Y el bombero algo vio, que sí, porque después de sacarle en brazos con todo cuidado, como si lo acunara. De compartir con él el oxígeno de su bombona. De bajar pisos y pisos con él a cuestas. Después de todo eso, lo dejó suavemente sobre la camilla de la ambulancia y prometió solemnemente volverlo a ver cuando acabara el servicio.

Cumplió la promesa. Y allí estaba camino del hospital sentado a su vera. Alejo estaba inconsciente pero sentía su mano que le agarraba con fuerza la suya y le daba ánimos.

– Me salvó la vida – le contó a Juliana con mucho dramatismo en cuanto ella le fue a ver al hospital.

No puede ser esto cierto. Debo estar muerto y en el paraíso, pensaba en su inconsciencia el amigo Alejo. A todo esto, no sabía siquiera que jeta tenía el bombero en cuestión ni siquiera lo de la sonrisa, que no, que era imposible que la viera. Los ojos, vale, pero con el humo y demás y teniendo en cuenta que en la realidad no se les ve la cara como en las pelis que le ponen un led arriba para que se le vea la jeta en la cámara.

Que bonita escena en el hospital cuando Alejo abrió los ojos y le vio al susodicho bombero salvador. Los violines sonaron de fondo. Pétalos de flores diversas caían cual copos de nieve sobre ellos. Unos corazones rosas, de diversos tamaños revoloteaban por allí, dando ambiente. Se miraban con embelesamiento. Alejo cayó prendado de la belleza del bombero, una vez quitado sus aperos de trabajo. Juro que no era para tanto, que guapo, así como guapo, no era… es. No. pero el amor es así: Los feos se convierten en guapos y los guapos en adonis. Los adonis en dioses y éstos en… nada más que no hay nada más que un Dios, por favor.

Como Alejo no era muy de violines y el bombero por lo que sabemos ahora, que antes no sabíamos nada, claro, no lo conocíamos, que íbamos a saber, pues decía que como ninguno de los dos eran muy de corazones y románticos y tal, cambiaron la música de violín por la de peli porno. Y los corazones por los preservativos. El caso es que allí mismo, en la habitación del hospital, tuvieron su primera noche de pasión desenfrenada. Alejo entonó bien los jadeos propios de la acción mientras el bombero… bombeaba. Esa primera vez fue un poco urgente. Pero nada que no se pudiera mejorar el día siguiente, y al siguiente… incluso esta mañana, unos meses después de estos sucesos.

Alejo el descreído ahora va pregonando la existencia de los flechazos y del amor verdadero. Un amor que le ha llevado junto a un bombero que le saca un metro de altura y no menos de 20 años. Y treinta centímetros de brazo y cuarenta de muslo. No es muy agraciado de jeta, aunque músculos… los tiene todos bien puestos y muy desarrollados. Casi todos. En algún caso gana Alejo. No en los citados anteriormente. En otros. En otro en concreto.

Pero eso no es importante. Lo importante es que hay dos convencidos más del amor. Hasta la madre de Alejo está medio convencida. Aunque se lamente que ella no hubiera visto antes al bombero, porque en su delirio piensa que ella le hubiera seducido de tal forma que le hubiera conquistado y quitado esas veleidades con su mismo sexo.

En fin.

De ilusiones también se vive.