Bruno y Pol, de Merlí. 20ª parte.

2ª temporada, capítulo 7.

Hoy aparece un profesor sustituto: Joaquim. O Quima. Un transexual.

Y Pol sigue con su elección sexual del momento. Se avecina tormenta.

Y Bruno y Oliver están en el debate de como afrontar ser gay y el tema de la lucha por los derechos, el Orgullo sí o no, y demás.

Y todo acaba en un partido de fútbol épico que no hay que perderse.

Es un capítulo maravilloso.

.

.

 

Diario de un hombre sin nada que contar. 49ª entrada.

Didac insiste en que vivamos en su casa.

El sábado por la tarde las cosas parecían un poco mejores. Me levanté de la cama. Pol estaba en su cuarto, a la espera. El trabajo.

Me puse a ello. Era mejor eso que mirar al techo y angustiarme por las sombras reflejadas en él.

Didac preparó algo de comer.

Esperaba que me miraran con pena o algo así. Pero no fue el caso. Eso me hubiera hundido.

Pol me dio un beso en la mejilla.

Didac me dio un beso en los labios.

Deberías ducharte, me insinuó.

Lo hice.

Salimos los tres a dar una vuelta, por la noche. Me engañaron para ir al cine. Una de esas de coches y velocidad, buenos y malos. Sin complicaciones. Estuvo bien.

Luego Pol, nos invitó a una hamburguesa. Era su cumpleaños, se me había olvidado.

Lo estrujé entre mis brazos y lloré. Me abrazó. Así estuvimos un buen rato. Le pedí perdón. No dijo nada, solo me volvió a abrazar.

El domingo nos quedamos solos Didac y yo. Me levanté y me quedé mirándolo con una taza de café en la mano. Dejó de trabajar y se acercó a mí. Me quitó la taza, me quitó el pijama, se desnudó él también, despacio, mirándome; volvimos a la cama.

Me hizo el amor. Despacio. Muy despacio.

Rozó con sus labios todo mi cuerpo. Al principio no me apetecía. Le dejé hacer, sin más. Pensé que se aburriría y lo dejaría. Pero perseveró. Despertó mi sensibilidad, despertó mi cuerpo, mi espíritu también. Casi no tocó mi miembro. Nunca había hecho el amor así.

Sentí sus labios en el cuello. En la nuca. En la espalda. En algunos puntos de la columna consiguió que una corriente eléctrica recorriera mi cuerpo. Besó mis tobillos, mis pies. Lamió los muslos de mis piernas, por fuera, por dentro. Me puse rígido, otra descarga eléctrica. Se puso encima mío. Sus piernas entre mis piernas. Incorporado ligeramente sobre sus brazos, mirándome a los ojos. Me sonrió. Se acercó a mí, poco a poco, sin dejar de mirarme. Se puso sobre sus codos, su cara casi rozaba la mía. Su mirada casi hacía daño, de tan cerca que estaba. Casi sentía sus labios sobre los míos, aunque no se rozaban. Casi sentía su sonrisa dentro de mí. Casi sentía su querencia en mi corazón. Sentí como sus dedos acariciaban suavemente mi rostro. Sentí la barba de varios días, la mía. Me di cuenta que a él le gustaba eso, la barba de varios días. Me alegré de no haberme afeitado. No fui consciente de que se acercaba más y más, hasta que sentí sus labios posarse en los míos. Sentí su pecho rozando el mío. Sentí su miembro acomodándose al lado del mío. Los sentí duros. Palpitaban. Sus labios me besaron. Su cuerpo entero besó el mío. Ahí fue cuando mis brazos despertaron y rodearon su cuerpo. Acariciaron su espalda, su culo, sus piernas. Acariciaron su pelo, mientras nos besábamos.

Rodeé con mis piernas las suyas.

Rozábamos nuestros cuerpos, lentamente. Nuestras bocas no dejaban de buscarse. Nuestras manos persistían en acariciar el cuerpo del otro. Hubo un momento en que sentí que su miembro se ponía más duro. Sentí sus palpitaciones. Y en respuesta, el mío hizo lo mismo. Sentí el calor de su semen un momento antes que el mío saliera. Nunca he tenido un orgasmo tan delicado y a la vez tan placentero. Seguimos besándonos. Seguimos juntos, pegados. Solo hubo un momento en que paró para incorporarse unos centímetros y mirarme a los ojos. Le devolví la mirada. Vi mucho amor. Vi mucho cariño. Vi decisión.

Seguimos en la cama, juntos, abrazados, acariciándonos. No hubo palabras. No hacía falta.

El lunes pude ir a trabajar.

Un día de estos, hablaremos.

.

Néstor G.

¿Hay algo más bonito que el amor? Corto con Miles Heizer y Brandon Flynn

Miles Heizer y Brandon Flynn son dos de los protagonistas de la serie de moda del momento, “Por 13 razones”. Kevin Ríos dirige.

Serie que trasciende la pantalla provocando debate por su temática, por su tratamiento, por sus actores, por todo.

Este pequeño corto, algo más de un minuto, va de escenas cotidianas de parejas. Divertidas, románticas. Miradas, juegos. Hay varias parejas. Una de ellas es la protagonizada por estos actores.

.

.

Da la casualidad que hace unas semanas se comentó si estos actores formaban pareja. Sus fotos en sus redes sociales, con mucha complicidad y muestras de cariño, levantaron sospechas. El agente de uno de ellos salió rápidamente a desmentir el hecho: “Son amigos”. Casualmente, a partir de ese momento, ninguno de ellos volvió a subir fotos de los dos juntos. Pero ahora con este corto, publicado en el twitter del autor, ha vuelto a reavivar los comentarios.

La verdad es que hacen buena pareja.

Mirad, mirad.

.

.

Pero quedémonos con el corto. Pequeños trozos de vida de parejas, con mucha complicidad, con risas, con amor. Bueno, y con las imágenes, que bien podrían ser las de una pareja de hecho.

 

Diario de un hombre sin nada que contar. 48ª entrada.

Sábado.

No tengo ganas de nada.

Apenas me he levantado de la cama para ir al servicio.

Estaba encendido el ordenador y me he puesto a escribir. Pensé que me ayudaría.

Apenas tres líneas y estoy agotado.

Me vuelvo a la cama.

Didac no está.

Los chicos tampoco.

.

Néstor G.