Estás conmigo.

Ahora mismo, si a Chus le hablan de orgullo, dignidad y eso conceptos tan grandilocuentes, se echaría a reír con ganas. De hecho, está en plena carcajada, al lado de la cama de su amante, desnudo, tirado en el suelo y con las sábanas y mantas sobre él. No entiende como se ha podido caer de la cama tan tontamente. Pero ahí está. Todavía no lo sabe, pero el vaso de agua que se llevó a la mesilla sobre un platito, que su amante es muy remilgado, está a punto de caer sobre su cabeza. Le queda nada, un pequeño movimiento del suelo con las risas del propio Chus, que su amante salga del baño (aunque conociéndolo todavía tardará como media hora) y abra la puerta con decisión, o que se cuele por la ventana una pequeña brizna de aire.

El vaso pende de un hilo, que diría aquél.

Y el hilo se rompió, porque Chus acabó riéndose otra vez a carcajadas (miró al espejo del armario y vio la pinta que tenía además, con su cara llena de carmín, que le gustaba a su amante el tema del carmín, espatarrado, con las mantas aquí y allá, y con su tripita, que no se había dado cuenta de que era cierto lo que le había dicho Carlos de la Cuesta Contigo, su remilgado amante: has engordado, cariño, pero me pones más así), el vaso se volcó derramándose sobre Chus y cayendo luego sobre su pecho, ya vacío. Todo esto volvió a provocar otra carcajada. Que cuando uno se siente ridículo es mejor reírse, sobre todo si no le ve nadie. Chus era incapaz de levantarse del suelo, lo que le hacía reír de nuevo. Un círculo vicioso que estaba consiguiendo que su miembro viril quisiera ponerse contento para unirse a la fiesta. Ponerse cachondo en esa situación era para echarse a reír. Una vez más.

El remilgado amante de Chus, salió del cuarto de baño, espantado de la algarabía que escuchaba en la habitación, con su camisa impoluta, su peinado perfecto, afeitado y con la boca sabiendo a clorofila.

– ¿Qué ha pasado? – preguntó caminando hacia Chus, con una ligera sonrisa en su boca, que no dejaba de ser el asunto gracioso y la risa de Chus era contagiosa.

– No me puedo levantar, como la canción.

– ¿La canción?

– De Mecano. – Chus empezó a cantarla.

– ¡Ah! Esa.

– Carlitos, pareces un viejo.

– Y tú un crío.

– Lo que somos.

– No somos críos, tenemos veintitantos.

– Da igual. Somos unos críos. Aunque parezcas un viejo.

– Tengo muchas responsabilidades.

– Tienes un palo metido por el culo.

– No es cierto.

– Lo es. Déjate de cháchara y ayúdame a levantarme.

Carlos de la Cuesta se acercó a Chus decidido a solventar el tema, con tan mala suerte que no vio el vaso en el suelo y lo pisó, resbalándose. Intentó mantener el equilibrio agitando los brazos como si fueran aspas de molinos de viento en medio de un huracán. Lo más que consiguió es caer hacia delante en lugar de hacia atrás. Chus vio la jugada y se movió para ponerse en la trayectoria de su caída y amortiguarla.

– ¡Carajo! -exclamó fastidiado Carlos de la Cuesta– tendré que volver a arreglarme. (su camisa de lino se había humedecido con el agua del vaso y Chus, para fastidiarlo, había pasado su cara rasposa de barba de dos días y carmín de la última noche, por la suya, poniendo colorete en su rostro, estaba seguro de ello).

– Vayamos al Orgullo, Carlitos.

– Deja. No me van esas movidas.

– Subámonos en una carroza.

– Quita, quita.

– Follemos. Ahora. Por primera vez hoy.

Iba a decir que no tenía ganas, pero notó la mano de Chus sobre su miembro y supo que no podía disimular. Y notó el pene de su amante, que acababa de ponerse a tono. Sintió su piel mojada, el carmín en su cara, el gesto de pillo que le ponía… y sin más disquisiciones, se lanzó a besarle como un desesperado.

La camisa acabó en la manilla de la ventana, la corbata directamente sobre el cuello, hacia atrás. Los pantalones hasta hacía unos minutos, pulcramente planchados, estaban arrugados debajo de la cama.

Se abrazaron, dieron varias vueltas sobre sí mismos, besándose apasionadamente. Chus fue a despeinar a su amante, pero éste le detuvo la mano.

-No, que me ha costado…

El comienzo de un beso nuevo, calló las quejas de Carlos. Y Chus consiguió su propósito y lo despeinó completamente. Y a Carlos no le importó, un día es un día. Y dos, son dos.

El tiempo pasó como una exhalación. No dejaban de besarse, de tocarse, cambiaban de posición, jadeaban, reían. Se saboreaban.

De repente, Carlos escuchó en el carrillón del salón que daban las 12,30 h.

– Cáspita, no voy a llegar.

– ¿No puedes decir joder como todo el mundo?

– ¿Qué más da?

– Sácate el palo, joder.

– No seas grosero. No tengo un palo en mi culo, tengo… – se detuvo porque le daba corte decir en voz alta lo que tenía en su culo en lugar del palo. – Acabemos que tengo que…

– Ya se me ha cortado el rollo – exclamó un fastidiado Chus notando como su miembro viril se ponía flácido y salía de Carlos de la Cuesta Contigo.

Chus se puso a horcajadas sobre Carlos. Le agarró las manos y se las sujetó por encima de su cabeza.

– Estás ridículo con todo ese carmín – le dijo de repente Carlos, intentado inútilmente que le soltara.

– Pues bien que te pone caliente. Y tú eres ridículo a tiempo completo. ¿Me quieres?

– Qué pregunta más tonta. Sabes que sí.

– Dímelo.

– Ya lo sabes.

– Dímelo.

– Te… te… te… quiero.

– Vas a llamar a esos con los que has quedado y les vas a decir que te ha surgido algo y no vas a poder ir.

– Pero…

– Nos vamos a ir a la manifestación. A la fiesta. Te vas a poner algo de ropa informal, de la mía, que la tuya es toda de viejos. Con el pelo así, y sin ducharte, oliendo a sexo y sudor. Oliendo a mí. Yo iré oliendo a ti.

– No, eso no.

– Y vamos a pasar la tarde juntos, de la mano, como hacen los novios.

– Pero…

– Tú me quieres, yo te quiero. Así que somos novios – dijo muy serio y convencido Chus.

– No me gusta los…

– ¿Compromisos? Pues bien te comprometes para otras cosas.

– No es lo mismo. E iba a decir las etiquetas. No me gustan las etiquetas.

– Yo te miro con orgullo. Quiero que hagas lo mismo. Y quiero ir por la calle contigo. Quiero subirme a una carroza, bailar contigo, quiero besarte… quiero ponerme un cartel en el pecho: soy el novio de Carlos de la Cuesta Contigo.

– ¿Y tu carrera? Tu representante decía que…

– Que le den a todos. ¿Estás conmigo?

– Bueno… pensaba que no querías…

– ¿Estás conmigo, Carlos? O ésta será la última vez que veas estas lorzas que tanto te ponen…

– Pero…

– ¿Estás conmigo?

Se hizo el silencio.

Los dos sin moverse, respirando agitados, mirándose. Cada uno en su lucha.

– Te quiero – dijo de repente Carlos. Lo dijo decidido y sin trastabillarse.

Se besaron.

– Hago todo eso, incluido lo de novios. Pero a cambio te pido una cosa. Dos.

– Dispara.

– Te vienes a vivir conmigo y… – carraspeó – te casas conmigo.

Chus abrió la boca de la sorpresa. Soltó las manos de Carlos. Y se inclinó sobre él para besarlo.

– Hecho. Te quiero, bobo. Que les den a todos. Vamos a ser la pareja del año. ¡¡Ja!!

Chus se levantó del suelo y fue a buscar su móvil.

– ¿Qué vas a hacer?

– Voy a mandar a todos un wasap, para anunciar nuestra decisión.

Carlos de la Cuesta Contigo se movió insinuante en el suelo, sobre su ropa y las sábanas de su cama. Puso morritos. Chus lo miraba de reojo. Y puso el culo en pompa. Chus miraba de reojo. Dejó de escribir. Empezó a salivar. Carlos se hizo un ovillo en el suelo, pegando sus piernas a su pecho, a la vez que le lanzaba un beso.

Chus dejó el teléfono en la sifonier.

Carlos se volvió a estirar, tumbándose boca arriba, con su miembro apuntando al techo.

– La madre que te parió – exclamó Chus yendo hacia Carlos.- Carlitos, Carlitos, he despertado a la bestia. Me pones a 100.

– Aplácala, pues.

Dio los dos pasos que lo separaban se tumbó al lado de su amante y… se puso al tema.

– No se si llegaremos a la fiesta del Orgullo.

– ¡Joder!

Y no llegaron.

Anuncios

Diario de un hombre sin nada que contar. 54ª entrada.

Pasó el verano.

Estoy un poco perdido. Tanto tiempo sin escribir aquí a causa de la desaparición de tatojimmy.

El verano, bien.

Didac, lo ha pasado fuera, con sus cosas. De vez en cuando volvía y aprovechábamos a encerrarnos en la habitación.

Los chicos se fueron con su madre. Tres semanas.

Volvieron cabizbajos. No han contado gran cosa.

Su padre. No le entiendo. Sigue buscando desesperado una pareja. Sigue bebiendo. Una vez a la semana le entran remordimientos y quiere convertirse en el mejor padre. Esta familia mientras estaba junta, mal o bien avenidos, estaba en-nortada. Ahora, están perdidos. La madre me llamó un día, antes de llevarse a los chicos. Decía unas cosas incomprensibles. Al final le pasé a Didac, que tiene más mano con ella.

Mi hijo Sergio se quedó conmigo un par de semanas. Fuimos por ahí a pasear. Comíamos cada día en un sitio. Fuimos al campo, al teatro, a pasear en barca.

Hablamos.

Nos conocimos.

Me preguntó mucho por como viví mi homosexualidad en un matrimonio con su madre. Como se enteró ella. Como lo llevaba. Quería juzgarme a propósito de si la había mentido mucho o poco. Si les había querido a ellos. Me reprochó mi distancia.

Le expliqué.

Le conté.

¿Vas a ir a la boda de Anto?

Sí, le dije rotundo.

No sé por qué lo preguntó. Lo sabe porque iremos todos. Oriol se lo habrá dicho.

¿Y Oriol? Pregunté.

Oriol ¿qué?

Se puso a la defensiva.

Me quedé callado.

Somos amigos, dijo bajando la mirada.

Otro que lucha. Contra él.

Pensé que las cosas entre nosotros cambiarían radicalmente. Pero cuando se fue porque le reclamaban del trabajo, no fue efusivo ni cercano. No conseguí romper las barreras. No llegué del todo a él.

Hablé con Teresa. Me dijo que le había hecho mucho bien.

¿Que sabes de Oriol y él? Pregunté.

Son amigos, me dijo. Cambió de tema.

Ella parece que está mejor. Aunque no habla de su ruptura. Ha decidido seguir allí.

Oriol y Pol me apremian. Tenemos que ir de compras. No tenemos ropa para la boda.

Didac acaba de llegar de su enésimo viaje. Está agotado. Le he dicho de venir de compras. Ha abierto su armario y me ha señalado los 30 trajes que hay, todos en perfectas condiciones. Me he encogido de hombros. Pero cuando salíamos de casa, se ha acercado corriendo, con el pelo mojado todavía y se ha venido con nosotros.

No me fio de vuestro gusto, ha dicho.

Le hemos abucheado y empujado. Nos hemos reído. Ha besado a los chicos y me ha cogido de la mano. Así que hemos salido los cuatro, de compras. Como una familia.

Ya os contaré.

.

Néstor G.

No.

Era un día luminoso, de temperatura agradable. Cuando Jamie bajó del coche incluso escuchó cantar a algún pajarillo.

Todas esas sensaciones agradables y que en otro momento hubieran propiciado que su ánimo volara de felicidad, ese día del mes de mayo, no conseguían siquiera mitigar la ansiedad y negrura que anidaban en su ánimo.

Encendió un cigarrillo y recorrió con aprehensión los escasos metros que le separaban del portal de Antonio. Pensó en darse la vuelta, montarse en su coche y volver a casa. O perderse en algún rincón recóndito de la costa y pasar el día mirando al mar. Pero ya había postergado la situación durante demasiado tiempo.

Pulsó el botón del 4º C. La voz de Antonio contestó en apenas 5 segundos. Mala señal. Eso quería decir que estaba esperando ansioso. Eso quería decir que no había servido de nada lo que habían hablado por teléfono. Tiró la colilla al suelo con furia y entró decidido.

Antonio esperaba en la puerta. Sonriendo. Jamie sonrió también. La suya era algo forzada. En cuanto Jamie traspasó la puerta, Antonio lo rodeó con sus brazos y le besó en la mejilla, primero, para luego buscarle la boca. Y ahí, como en los últimos tiempos, intentó meterle la lengua. Jamie no se lo permitió e intentó separarse del abrazo con suavidad. Pero Antonio no se dio por aludido y lo apretaba contra él y seguía intentando meterle la lengua. Iba a ser difícil, vaya que sí. Jamie se puso serio y puso más empeño en separarse de él.

– ¿Qué te pasa? ¿No te gusta? – inquirió sorprendido Antonio.

– Ya lo hablamos – contestó serio manteniendo  la separación entre los dos con sus brazos estirados.

– No nos ve nadie.

– Eso te importará a ti. No quiero. Punto.

– ¿No me quieres? Otra decepción en la vida.

– No te quiero de esta forma. Te lo he dicho.

– ¿A que se te ha puesto dura?

Y diciéndolo, intentó escabullirse de sus brazos para tocarle el paquete.

– Antonio, no.

– Yo quiero acariciarte. Tantos años ocultando… ahora quiero estar contigo.

– Yo no contigo.

– Pero te gustan los hombres, como a mí.

– Pero no me gustan todos los hombres.

– Déjame tocarte la polla, que más te da.

Jamie en ese momento, mientras evitaba que Antonio llegara con las manos a sus genitales, se sintió ridículo. Se puso más tenso, brusco incluso y se separó de él.

– No – dijo de forma rotunda, seca.

Pero Antonio no atendía a razones. Estaba desesperado, atacado e intentaba con denuedo volverlo a pegar a su cuerpo, buscándole la boca, sacando la lengua para lamerlo, buscándole la polla, acariciándole el cuello. Jamie no sabía como lo hacía, parecía un pulpo, dos manos no daban para tanto.

– No – volvió a decir contundente. No quería ponerse demasiado duro. No quería que se disgustara. “Lo habrá pasado fatal”.

Antonio no cejaba en su empeño. Parecía poseido, desesperado. No atendía a la negativa de Jamie.

– ¡¡Cálmate!! – casi le gritó Jamie.

– No me puedes rechazar – conminó Antonio, mirando con cara de enfado a Jamie durante un segundo y reiniciando sus ataques inmediatamente.

Jamie agarró con fuerza las manos de Antonio y esta vez era él el que le miró serio. Antonio intentaba soltarse pero Jamie no estaba por la labor de dejarle.

– NO.

Mirando fijamente a Antonio, Jamie comprendió que no podría dominar los impulsos de su amigo. Había ido con la intención de hablar serenamente con él después de que un mes antes hubiera habido una escena muy parecida. Así que sin mediar más palabras, se dio media vuelta y salió de la casa. Había hecho un viaje de cientos de kilómetros para nada. Antonio, una vez liberado de sus compromisos familiares, quería recuperar el tiempo perdido. Y quería hacerlo con la única persona que conocía que fuera homosexual.

Antonio gritaba que no se fuera. Jamie bajó las escaleras sin escucharlo. Salió a la calle y respiró profundamente. Habían sido apenas 10 minutos pero le habían parecido horas.

Era la primera vez en su vida en la que se había sentido agredido sexualmente. Porque era así, se sentía así. Se sentía mal, porque no había logrado dominar la situación por las buenas. Repetía cada palabra que había hablado con Antonio los últimos meses por si le hubiera dado pie a esa reacción. Se sentía mal. Era rabia y era pena. Era asco. Eran muchas cosas que tras un mes del primer intento de Antonio de hacer sexo con él, no era capaz todavía de asimilar.

Acabó el cigarillo y buscó su coche. Se montó en él sin más y tomó la carretera. Conducir le haría bien, aunque no supiera a donde ir.

 

 

Diario de un hombre sin nada que contar. 53ª entrada.

Diario de un hombre sin nada que contar – Capítulos anteriores.

——

Nadie me contesta cuando pregunto sobre Oriol y Sergio. Cercanos es poco. Didac solo me dijo que veo cosas raras en todo el mundo. Te pensarás que todos son maricas, me dice.

Le miré atravesado.

Me guiñó un ojo.

Me descolocó lo suficiente para no decir nada más.

No todo hay que etiquetarlo, me reconvino saliendo de casa y dejándome para mí recoger el desayuno.

Ahora sí, desde que nos trasladamos a la casa de Didac, los chicos no han vuelto con su padre. Tengo que hablar con López. Bebe mucho. Y sale de ligue. Como desesperado. Uno me contó que hace el ridículo.

Luis me mandó un wasap desde el fin del mundo. Le conteste con un emoticón.

Teresa… me preocupa.

Su ruptura con Alberto le ha roto. Dice que a lo mejor se vuelve. Yo la digo que no va a dejar un trabajo muy bueno, una oportunidad, solo porque ese Alberto no sepa hacerla feliz. Calla. Quiere decir que se lo piensa. Lo que pasa es que nos echa de menos, lo sé. Antes ya nos echaba de menos. Nos queremos. Quiere a sus hijos.

Elvira viene de visita. Los chicos están nerviosos. Temen algún intento de ella para llevárselos.

La otra noche se fueron todos por ahí. Nos quedamos Didac y yo solos.

Les he dicho que no tengan prisa. Tenemos hasta las cuatro, me susurró mientras leía en el ventanal, mirando la calle.

Se me cayó el libro al suelo y me levanté de un salto para pegarme a sus labios. Nos desnudamos como quinceañeros con poca práctica y muchas ganas y pegamos nuestros cuerpos. Hacía calor. No le dejé dar el aire acondicionado.

Quiero sudar, que sudemos. Quiero lamer tu sudor, le dije insinuante.

Guarro, me dijo.

Me encogí de hombros y sonreí.

Sudamos pegados.

Lamí su sudor. Él el mío.

Nos lamimos enteros.

Bailamos pegados.

Follamos pegados sobre el piano.

A las cuatro en punto, volvieron.

Nos tocó correr a escondernos en la habitación.

Huele a sexo, gritó Pol desde el salón.

Me puse rojo.

Didac se puso nervioso. Es muy pulcro.

Eso lo arreglamos enseguida, le dije.

Le agarré de la mano y tiré de él camino del baño.

Que nos van a ver.

Me encogí de hombros. No suelo ser así. Me imagino que el alcohol tendría la culpa. Nos metimos en el baño y di al agua de la ducha.

Salimos de allí un poco arrugados. La cosa se alargó. Mucho.

A las 8 de la mañana, llamaron a nuestra puerta. Sergio y Pol traían unas bandejas.

¡El desayuno!, gritaron.

Nos tapamos con las sábanas como pudimos. Didac se lo tomó a risa, pero esta vez era yo el que los hubiera estrangulado. Pol se agachó y me dio un beso en la mejilla. Y mi hijo le siguió e hizo lo mismo.

Se me pasó la incomodidad. El primer beso de mi hijo.

.

Néstor G.

Symphony – Clean Bandit y Zara Larsson.

.

.

I’ve been hearing symphonies
Before all I heard was silence
A rhapsody for you and me
And every melody is timeless
Life was stringing me along
Then you came and you cut me loose
Was solo singing on my own
Now I can’t find the key without you

And now your song is on repeat
And I’m dancing on
To your heartbeat
And when you’re gone
I feel incomplete
So if you want the truth

I just want to be part of your symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Will you hold me tight and not let go?

I’m sorry if it’s all too much
Every day you’re here, I’m healing
And I was running out of luck
I never thought I’d find this feeling
Because I’ve been hearing symphonies
Before all I heard was silence
A rhapsody for you and me
-A rhapsody for you and me-
And every melody is timeless

And now your song is on repeat
And I’m dancing on
To your heartbeat
And when you’re gone
I feel incomplete
So if you want the truth

I just want to be part of your symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Will you hold me tight and not let go?

And now your song is on repeat
And I’m dancing on
To your heartbeat
And when you’re gone
I feel incomplete
So if you want the truth

I just want to be part of your symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Will you hold me tight and not let go?

Clean Bandit ft. Zara Larsson- Symphony

——————

(letra traducida)

He estado oyendo sinfonías,
antes todo lo que oía era silencio.
Una rapsodia para nosotros dos,
y cada melodía es eterna.
La vida me estaba engatusando,
entonces llegaste tú y me liberaste.
Yo iba sola, cantando por mi cuenta,
ahora no puedo encontrar la nota sin ti.

Y ahora tu canción está en modo repetición,
y yo estoy bailando al compás
al ritmo del latido de tu corazón.
Y cuando tú no estás,
me siento incompleto,
así que, si quieres la verdad:

Solo quiero ser parte de tu sinfonía,
¿me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?

Lo siento si todo es demasiado,
cada día que estás aquí, yo me estoy curando.
Y se me estaba agotando la suerte,
nunca pensé que encontraría este sentimiento.
Porque he estado oyendo sinfonías,
antes lo único que oía era silencio.
Una rapsodia para nosotros dos
-una rapsodia para nosotros dos-
Y cada melodía es eterna.

Y ahora tu canción está en modo repetición,
y yo estoy bailando al compás
del latido de tu corazón.
Y cuando tú no estás,
me siento incompleto,
así que, si quieres la verdad:

Solo quiero ser parte de tu sinfonía,
¿me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?

Y ahora tu canción está en modo repetición,
y yo estoy bailando al compás
del latido de tu corazón.
Y cuando tú no estás,
me siento incompleto,
así que, si quieres la verdad:

Solo quiero ser parte de tu sinfonía,
¿me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
Sinfonía.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?

Clean Bandit & Zara Larsson – Sinfonía