Orgullo, Orgullo.

Orgullo, orgullo.

La de veces que habré escrito sobre ello.

Lo de la fiesta, lo del desfile, lo de las reivindicaciones versus jolgorio, los cuerpos mostrándose, el cuero y los taconazos.

El dinero, la mercantilización de todo ello.

La imagen que da de un colectivo que es tan diverso como la sociedad. Que si la pluma, que si no pluma, que si eres más gay o menos gay, o que si eres así es como si no fueras gay y si eres asá, pues ni idea de lo que eres, y tal y cual.

El otro día vi un trozo de un documental. Seguía la historia de unas personas y su interacción con la manifestación-desfile de Madrid. Una pareja de chicos rusos, una chica ugandesa.

Eso es lo que se nos olvida a veces. Lo que supone para algunos-algunas que en sus vidas normales no pueden vivir su vida. Que son lo que son y no pueden mostrarlo. Por miedo a los demás, pero también por miedo a sí mismos.

Mirad. Verlos disfrutar de la música subidos a una carroza. Verlos mirar con los ojos muy abiertos a todo ese gentío que sin conocerlos los aplaudían. Verlos mostrar una pancarta en ruso y que la gente, sin saber lo que ponía, los apoyaba, los acompañaba era emocionante. Era emocionante verlos a ellos emocionados. La chica ugandesa se reía un poco porque decía que no entendía nada de lo que decían, ellos solo hablaban ruso, pero que los veía tan enamorados, tan tiernos… y decía una cosa: ¿Cómo ante esa muestra de amor tan verdadero, se puede mirar a otro lado?

Para esas personas ese desfile de Madrid no era un desfile, ni era una manifestación. Era la demostración palpable, de que había gente que los quería, que no los rechazaba por como eran. Se sentían emocionados. Miraban a la gente con los ojos muy abiertos, apenas conteniendo las lágrimas. No eran bichos raros, eran muchos los que eran como ellos, los que son como ellos. Su amor tenía sentido y su forma de ser, que seguro en algún momento sintieron que era anormal, rara, casi única, no era cierto. No están solos.

Lo que pasa es que al día siguiente volverían a Rusia.

Y esa chica ugandesa, emocionada por sus nuevos amigos rusos, aunque no lograba entender casi nada de lo que decían, miraba al futuro. Sabía que para ella, en su país no había un futuro cercano, pero creía que quizás para sus hijos, si hubiera esperanzas.

Eso es lo que significa para muchos los grandes desfiles, las carrozas, la música atronadora, los torsos desnudos.

Esa gran manifestación madrileña, como la de Nueva York o San Francisco, o esas otras grandes manifestaciones en ciudades emblemáticas, nos hacen olvidar que el día del Orgullo es el 28 de junio. Aunque debería ser todos los días. Aunque como esos chicos del documental atestiguan, para ellos es el día de la manifestación.

Esos protagonistas de hoy son de fuera. No olvidemos la cantidad de personas aquí, hoy, jóvenes y mayores, que no se atreven a vivir. Que tienen miedo de los demás y de ellos mismos. Así que mi reflexión de este año, mi voto es por la continuación de la fiesta orgullosa.

Anuncios

El Mundial de Rusia.

Empezó el mundial.

¿Qué mundial?

El de fútbol, hombre. Menuda pregunta también la tuya. El de Neymar, Messi, Piqué y Lopetegui. Y el de Hierro, también.

Muchos hombres atractivos sobre el campo. Podríamos hacer una clasificación de los más atractivos. Si eso me decís vuestras preferencias. Al final del mundial, nombramos al futbolista cañón.

Muchos hombres y mujeres en las gradas. Millones frente a las pantallas de televisión de sus casas, de las de sus amigos y familiares, en los bares. Incluso en las calles.

El mundial es en Rusia.

El fútbol gusta a todo el mundo. Es un tópico que los gays no siguen el fútbol. Conozco a algunos hinchas fervientes de sus equipos y que no se pierden un partido, que gustan de personas de su mismo sexo para su disfrute. El mismo Didac, nuestro amigo del diario. El fútbol no vamos a negarlo, mueve pasiones, da igual condición, procedencia o riqueza. Nivel cultural o situación familiar. Pasiones que a su vez, resultan para algunos incomprensibles. Pero es un hecho.

Los mandatarios de ese deporte deberían tenerlo en cuenta a la hora de tomar sus decisiones. No es cuestión solo de dinero. Podrían utilizar el fútbol para buenos fines, mejor dicho, para mandar mensajes de tolerancia, de amor, de fraternidad, de comprensión, de respeto. Esos valores al fin y al cabo, se propugnan con el deporte.

Ya hemos hablado algunas veces del tema. Si alguien piensa que no hay futbolistas de primer nivel que sean homosexuales, está en la inopia. ¿Los conocéis? No. Alguno ha reconocido su condición, pero no son de los grandes, ni de aquí. No son de primera división. ¿Os imagináis a Morata, a Neymar, a Ronaldo diciendo que son gays? ¿A Piqué? ¿A Sergio Canales? ¿Os pensáis que todos esos matrimonios con bellas damas son todos reales, y no hay algunos de ellos que son orquestados por sus representantes? Diréis que alucino. A lo mejor es verdad. Pero recordad lo que se hacía en el cine hace no tantos años con las estrellas que eran gays. En cuanto asomaban rumores insistentes, se les casaba con la primera mujer que estuviera disponible. Recordad esos rumores sobre la sexualidad de Cristiano Ronaldo, como fueron mitigados por aquellas noticias sobre todas las mujeres con las que había estado ese verano, un montón, por cierto, y aquella escapada conveniente a París, con su nueva novia. Sus escapadas en su jet privado a Marruecos para estar con su amigo boxeador y sus amigos, quedaron rápidamente en el olvido. No estoy diciendo que Ronaldo sea gay ni estoy diciendo lo contrario. Solo que sus representantes se cuidaron muy mucho de que no se hablara de Ronaldo como homosexual.

Ahí tampoco podemos meternos mucho. Son decisiones de cada futbolista. Eso sí, empujados por todo lo que rodea al deporte. Al fútbol al menos. Dinero, poder mediático, influencia. Eso es lo que dicen sus representantes que perderían si se supiera que son homosexuales. Y que la estructura del mundo del fútbol, sus dirigentes no son nada proclives al tema.

Hay algunos futbolistas que se han significado en campañas en favor de los homosexuales. Recuerdo a Neuer, por ejemplo, el portero de la selección alemana de fútbol. Recuerdo también una campaña hecha por la Federación inglesa de fútbol en defensa de los jugadores gays y animándoles a salir del armario. No recuerdo que hubiera ningún resultado. Y si recuerdo que los protagonistas de esas campañas se apresuraban a asegurar al mundo que, ellos, no eran gays.

Recuerdo a algunos entrenadores de fútbol, indicando poco menos que nunca habían sabido de un gay en alguno de sus equipos, y comentando que el fútbol no es cosa de afeminados. Vamos, que eran cosa de hombres. Me imagino que tampoco es cosa de mujeres. Digo yo. A esos entrenadores no se les espera entrenando al Atlético de Madrid femenino.

El caso es que, la FIFA lleva el mundial a Rusia. Rusia es conocida por su gran apego a los homosexuales y la defensa de sus derechos y condición. Y aquí tenemos ahora, a muchas federaciones nacionales de fútbol, recomendando a sus hinchas gays que si van a Rusia, vale, que vayan, pero sin carantoñas. Les quedaba decir algo así como: “Las manos quietas”. Sí, porque no vaya a ser que vayáis a animar a Inglaterra y con la euforia del gol deis un piquito a vuestra pareja y a la salida os den de hostias, por maricas. O que toméis una cerveza en una terraza en la Plaza Roja de Moscú y os vean rozándoos las manos y acabéis con las jarras incrustadas en el ano. Venga, que sí. En lugar de aprovechar un Mundial para promocionar el respeto, el amor, la concordia, cosas que son inherentes al deporte, o eso dicen, nos llevamos el mundial a un país intolerante con parte de la población, ofensiva incluso con ellos y fomentamos el miedo. Les hacemos la ola durante un mes, les hacemos promoción gratis. Qué más da que demos alas a los intolerantes en otros países y demos visibilidad a un país que no respeta a una parte de su población. Me parece un mensaje muy poco constructivo y que no tiene nada que ver con el deporte y su espíritu. Son mensajes que enviamos para una situación determinada pero que no sé hasta que punto algunos aprovecharán para que se traslade a otros escenarios. Y otros dejarán de sentirse cómodos en sus sitios de origen. Porque también algunos insistirán en convertir las calles de Londres en las de Moscú. Y el miedo de Moscú, en el de París.

El siguiente mundial ¿No era en Qatar? Bien, allí casi será mejor. Los derechos y el respeto a los homosexuales, el respeto y consideración a la mujer… allí las federaciones recomendarán a sus hinchas femeninas que lleven velo. Y a a los gays, directamente les recomendarán que no vayan.

Nos conformaremos con ver a chicos guapos sudados corriendo por el campo. Los que sean aficionados, sintiendo la pasión de sus colores. Eso es lo que hay. Otra vez perdimos la oportunidad de abrir caminos, no de cerrar puertas.

No place like home, un corto.

Hoy, un montón de cadenas de pago se unen para emitir a la vez este corto: “No place like home”. Me ha parecido buena idea incluirlo aquí también, para que lo veamos todos juntos.

Cuenta la historia de un chico de Europa del este, al que su familia le pone las cosas muy difíciles por ser como es, por ser homosexual.

Espero os guste.

.

.

 

Red Hot Calendar: contra el acoso.

Red Hot Calendar: contra el acoso.

A ver si este año hago el propósito de traer por aquí esos calendarios solidarios que tienen como protagonistas al arte, a los hombres guapos desnudos y a la empatía con los que sufren. Espero que me ayudéis mandándome los que veáis por ahí, buenas fotos, buenos vídeos, con calidad, y por buenas obras.

Hoy traigo un calendario contra el acoso. Sus protagonistas tienen en común, ser pelirrojos. Grandes modelos, guapos hombres.

El fotógrafo es Thomas Knights.

Y una buena obra: luchar contra el acoso. En los vídeos del final vienen los datos por si queréis contribuir a esta causa.

rincon121015-03_knights_redhot2016_thomas brady rincon121015-abril - asger skovgaard_1 rincon121015-agosto - ken bek_1 rincon121015-enero - andré klages_1 rincon121015-febrero - jan siegmund_1 rincon121015-julio - christian james_1 rincon121015-mayo lewis munn_1 rincon121015-noviembre - alexander french_1 rincon121015-septiembre - matthias panitz_1

rincon121015-cover red hot calendar 2016

 

.

.