I Semana del chico guapo: Arthur Sales.

jimmy150713-Arthur Sales16 jimmy150713-Arthur Sales15 jimmy150713-Arthur Sales14 jimmy150713-Arthur Sales13 jimmy150713-Arthur Sales12 jimmy150713-Arthur Sales10 jimmy150713-Arthur Sales11 jimmy150713-Arthur Sales10 jimmy150713-Arthur Sales09 jimmy150713-Arthur Sales08 jimmy150713-Arthur Sales07 jimmy150713-Arthur Sales06 jimmy150713-Arthur Sales05 jimmy150713-Arthur Sales04 jimmy150713-Arthur Sales03 jimmy150713-Arthur Sales02 jimmy150713-Arthur Sales01

Fue Alcalde de “el rincón de tatojimmy”.  Así que podéis revisar todos los trabajos de que nos hicimos eco pinchando aquí.

Arthur Sales, os recuerdo que es brasileño.

I Semana del chico guapo.

Esto está siendo alucinante. Lástima que falte tu chico guapo.

Acabamos con un documento impresionante: Arthur Sales y Francisco Lachowsky, cantando.

Anuncios

Arthur Sales, fue una vez “el elegido”.

Pues sí, Arthur Sales, fue el elegido.

Y no está bien que lo olvidemos. No queremos que pase con él, lo que pasa con los que tienen cargos y los abandonan. O con los actores que fueron un día famosos y dejan de trabajar por ejemplo en televisión. Todos ellos sufren el síndrome del olvido o el síndrome del silencio de los teléfonos. Pasan de ser invitados a cualquier evento, a tener mesa en un restaurante aunque éste esté hasta la bandera, a no que les inviten al vino del aperitivo, a no ser merecedores ni de un pequeño halago.

Arthur Sales no sufrirá el abandono de este blog.

Hoy lo traigo de nuevo, para pasar con él el fin de semana.

Arthur Sales, fue un día el elegido por vosotros. Sigue siendo guapo, sigue teniendo una bonita sonrisa, y sigue teniendo un cuerpo envidiable.

Disfrutemos, pues.

 

Arthur Sales: Nuestro alcalde saliente.

Recordáis que Arthur fue elegido como nuestro alcalde, en las elecciones celebradas allá por mayo. Ha cumplido muy bien su cometido, representando a este blog en todo evento en el que se nos ha requerido. Ha puesto la cara, las piernas, el pecho… todo.

Pero ya toca relevarlo. Y creo que lo mejor es hacerlo cuando no haya otro tipo de elecciones en España que puedan quitar relevancia y protagonismo a estas, que son, desde luego, mucho más importantes. (Para no iniciados, nótese en estas palabras un cierto tono irónico).

Así pues, si os apetece proponer candidatos, este es el momento. Eso sí, como único requisito, no debe haber salido antes en “El rincón”. Así que no puede ser Alejandro Rodríguez, o Luke Worrall, o Ash Stymest. Ni Francisco Lachowski. Luego no digáis que si podría haber puesto a éste o aquél. Si no proponéis, yo elegiré los candidatos. Sí se puede proponer a los candidatos de las elecciones de mayo que no salieron elegidos.

Y mientras tanto, deleitaros con estas fotos que he escogido de Arthur Sales, solo para vosotros. Porque solo vosotros podéis disfrutar de ellas. Para que luego digáis que no os cuido, ni os tengo en cuenta. con lo mal que me tratáis… ains. (Nótese, para no iniciados, un cierto tono jocoso y de coña marinera)

Habla ahora, por Dios.

Y Arthur Sales, tampoco me ha invitado a un café.

Otros post con Arthur Sales:

Arthur, elegido.

Más Arthur Sales, salteados con palabras y pensamientos. Y algunos listillos.

Otra vez Arthur Sales.

Arthur Sales: nuestro alcalde electo.

No hubo manifestaciones en su toma de posesión. Y es que , no me digáis que no, es difícil estar indignado con este chico.

Creo que hicimos buena elección al escogerle para representar a “El rincón” durante unos meses.

Recuerda que tienes más fotos de él en estos post:

Listillos, salteado con fotos de Arthur Sales.

Arthur Sales ganó las elecciones.

Bueno, ahora que lo pienso, un poco indignado si podría estar, porque todavía no me ha invitado a un café. Aunque  en realidad debería estar indignado con todos los que han salido en este blog. y con los que van a salir. En fin.

Me pensaré el montar una acampada en algún sitio para protestar, y mostrar mi indignación.

Listillos. Salteado con fotos de Arthur Sales.

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre los listillos. O sobre la ley y su cumplimiento. O sobre la ética. Y el otro día, la elección del alcalde de “el rincón de tatojimmy”, me ha dado la excusa para hacerlo.

Como ya sabéis, puse una encuesta a modo de urna. En ella se puede configurar si los votantes pueden repetir la votación. Y yo decidí no limitar el número de veces que se puede votar, porque no pensé que en una cosa así, fuera a haber trampa.

Pero la hubo.

Un buen día, creo que el penúltimo día de votación, hubo alguien que votó por Arthur Sales unas treinta y tantas veces.

Claro, y a mí me surge la pregunta: ¿Por qué?

Lo entendería si hubiera sido él mismo. Al fin y al cabo al ganar se aseguraba salir unos días en este blog, y quieras que no, es un poco más de visibilidad, cosa que para un modelo no está mal. Esto no lo entienden algunos modelos que yo me sé, pero es así. O quizás su representante podría hacerlo. O su madre. Pero fuera de ahí… ¿qué sentido tiene?

Entonces me salta otra reflexión, esta ya más ligada a la ética. ¿Qué concepto de lo bien hecho o lo malo, tenemos? ¿Actuamos según la ley, solo porque nos pueden castigar? ¿Qué haríamos si tuviéramos la seguridad de no ser castigados? ¿O de que no nos pillen?

Otro punto sobre el que me gustaría reflexionar un poco, es el tema de “ganar”. Quizás eso también influye en el hecho de que alguien hiciera trampas en la encuesta. A ti te gusta Arthur, y como te gusta, quieres que gane. Y como no te gusta perder ni en broma a las canicas, pues pones todos los medios para que gane. ¿Ganar lo vale todo? No, perdón he formulado mal la pregunta: ¿Vale todo para ganar? ¿Somos tan competitivos como para hacer trampas, pisar cabezas, dar codazos, con tal de ganar en cualquier tema? Si las trampas las hacemos en algo que no tiene ninguna importancia ¿qué haremos en las importantes de verdad?

Yo no estoy preparado para esta forma de ser y actuar. Nunca he valido para hacer mal a nadie a sabiendas. Y si alguna vez he hecho algo que ha perjudicado a alguien, siquiera le ha enfadado, he tenido siempre un par de días de ansiedad pensando y dándole vueltas al tema. Aunque al final yo supiera que tenía razón, que el tipo o la tipa ofendidos eran un imbécil con una necesidad galopante de una sesión de trepanación de cerebro. No valgo para hace trampas ni a las cartas, me siento mal, y si me pillan ya no te digo. Nunca he valido ni siquiera para copiar en los exámenes. Que triste ¿no?

Vuelvo un poco a una pregunta que hacía al principio. ¿qué seríamos capaces de hacer, si no estuviera prohibido, si no hubiera castigo? ¿Matarías a tu jefe? ¿Le darías una patada en los huevos a tu profesor de Historia? ¿Pincharías las ruedas del coche a ese que le tira los tejos al chico que te gusta? ¿Cogerías de la estantería de la zapatería de la esquina las últimas Converse que han salido al mercado? ¿Pagarías el café con leche del desayuno? ¿A quién te follarías?

Yo creo que pensándolo fríamente, a lo mejor me convertía en asesino en serie. Sí… a veces no sabes las ganas de matar gente que me entran. Mataría, eso sí, solo a seres superiores. A estos que levantan un poco el mentón, para sentirse como más listos que nadie. Estos que hablan subidos en un púlpito a cada rato, incluso si se refieren a la conveniencia de echar uno o dos azucarillos al café. Lo reconozco. Los asesinaría a todos.

Y a esos que hablan de que los demás hablan con un lenguaje duro y ofensivo, y no son capaces de leerse a sí mismos, y analizar el tono que emplean. La diferencia quizás es que ellos están de acuerdo con ellos mismos. Y lo que no aguantamos es el tono en los que no están de acuerdo.

Esto es en gente más o menos cercana, en “ejecuciones” que haría con los humanos que me encuentro en mi deambular cotidiano por mis labores. Si hablamos de maltratadores, pederastas, violadores…, en fin, creo que convertirlos de por vida en esclavos de un buen amo, que les haga entender con una fusta lo dura que es la vida, no estaría mal. Y si hablamos ya de los que me cierran los blogs, a esos, les colgaría de los huevos o de los ovarios, dependiendo del género, y les azotaría con un látigo de 7 colas, hasta que no les quedara una gota de sangre en su cuerpo.

Y a los intransigentes, les haría… bueno, me callo… que me caliento.

Estoy llevando todo a un punto exagerado, pero a veces la exageración es lo que nos permite ver matices que de otra forma no apreciamos. Con toda esta regulación de cuotas de hombres y mujeres, de fumadores, de ir en bicicleta por las ciudades, de los perros, de los gatos, de los niños, la verdad es que, si lo piensas fríamente, a veces no sabes lo que hacer, por tanta norma que hay. Pero si no las hubiera… ¿cuántos dueños de perros, recogerían las cacas? ¿Cuántos dejarían de fumar en los establecimientos? ¿Cuántos no se irían sin pagar el periódico al kioskero? ¿Cuántos se bajarían música sin pagar? Porque el cantante y el autor tiene que comer, como el kioskero.

Estuve por anular las elecciones, pero las seguí atentamente, y comprobé que, aunque la diferencia de votos era irreal, hubiera ganado igualmente Arthur Sales. Además como los otros candidatos no presentaron reclamación alguna, pues nada, Arthur es el alcalde de este rincón. Y lo será durante dos meses más o menos. En verano se volverán a convocar elecciones, eso sí, poniendo los medios para que no haya ningún listillo que vote 40 veces.

Por cierto, si el listillo anda por aquí, me gustaría saber su opinión. Escríbeme por favor 15 líneas o 20. Y de paso me mandas fotos tuyas para publicar. Para compensarme del mal rato. Y te pagas un café.

¡Hala!

He abierto muchas líneas en este post. Y no he cerrado ninguna. Es que así luego puedo tirar del hilo otro día. O a lo mejor alguien se anima a hacerlo por mí…

PD. Quiero haceros partícipes, porque os lo estaréis preguntando, seguro, que el Sr. Alcalde de “El rincón” aún no me ha invitado a café.

PD1. Me estoy fijando en las fotos de este chico… y es guapillo ¿no? Y parece que tiene un cuerpo con unas curvas muy interesantes… ¿Cómo lo veis?

PD2. Me han llegado cientos de correos electrónicos pidiendo la destitución del alcalde, por mala praxis, al no haberme invitado a café, pero bueno, creo que hay que darle otra oportunidad. Porque en realidad, siendo puristas, os debería echar a todos de este blog, por no invitarme. Sí, sí, no me mires con esa cara… Tú también me debes un café. Y sin rechistar.