Lo celebraron juntos.

Ganaron.

Miles de fotos. Alegres con los compañeros. Champán. En los vestuarios medio desnudos, saltos, abrazos, promesas cumplidas si ganaban. Fotos en el twitter, en Instagram, en Facebook. Fotos por wasap. Visitas magnas, presidentes, alcaldes. Visitas cercanas, familiares, padres, madres, mujeres, hijos y novias.

Alegres. Felices. En el Olimpo de los Dioses. Campeones.

Álvaro y Marco se miran. A distancia. Los dos saben lo que piensa el otro. Tantas fotos y no tendremos aquí y ahora la foto que nos gustaría. Los dos abrazados, besándonos, posando felices para la posteridad. Uno a cada lado de la copa. Los únicos que, en tanta maraña de fotografías, unas profesionales y otras no tanto, no tendrían un recuerdo de la hazaña junto a su pareja.

Aunque luego, por la madrugada, o quizás ya de mañana, se hagan su foto. Pero sin la copa. Con un balón. Desnudos quizás. Con una bandera o una bufanda rodeando sus cuerpos unidos.

Pero no es lo mismo.

Cuando empezaron a salir, al principio de temporada, lo sabían. Lo hablaron. Creyeron que eso no les costaría trabajo. Que no les afectaría. Pero al final, sí les está pasando factura. No es grande, porque su amor si es grande. Pero esas pequeñas cosas también tienen su importancia. Ver a todos sus compañeros celebrándolo junto a sus parejas, y ellos procurando estar separados por si se escapa una mirada, les empieza a doler. Y más si deben ir a agasajar a sus parejas femeninas postizas, las que les ha puesto su equipo de imagen. Para evitar habladurías.

Solo se abrazaron en la celebración del gol. Álvaro no se contuvo y le besó en la mejilla. Pero eso no cuenta, eso lo hacen todos. Hubiera sido bonito bersarle en los labios, agarrándole fuerte la cara, comiéndole su sonrisa.

Al llegar a Madrid tienen unas horas de asueto. Pocas. Se escapan a su refugio secreto, un piso al que pueden acceder directamente desde el garaje sin que nadie les vea. Casa uno llega por separado, directos al garaje. Álvaro llega primero. Pone la tele. Siguen con las imágenes del partido, de las celebraciones. Ve unas en las que besa a Marta, su pareja. Su representante estará contento: los cámaras pillaron el momento. Ve a todos los demás con su gente, sus niños, sus mujeres. Y él corriendo de un lado para otro. Cortando redes, saltando, sus padres, alejándose de los periodistas por si acaso.

– Creía que habrías abierto ya el cava.

Giró la cabeza justo cuando Marco le rodeó la cintura con su brazo y le besó en los labios.

– Vamos a sacarnos nuestras fotos.

Álvaro fue a la nevera para sacar las copas y la botella de cava. La abrió mientras volvía al salón. Marco tenía la cámara de fotos en la mano. Una cámara segura, sin conexión a redes, para evitar errores y visionados indeseados. Le saca unas fotos mientras sirve las copas. Álvaro sonríe, mientras le dice que no le saque fotos.

– Estoy sudado – se excusa.

– Me gustas sudado – le pica.

– Hace calor – dicen los dos a la vez.

Se desnudan y se recuestan en el sofá. Álvaro rodea con sus brazos el torso de Marco. Le besa en el cuello. Beben un par de sorbos de cava y se sacan unas fotos.

– Ninguno de estos va a tener unas fotos de celebración como estás – apunta alegre Marco, señalando sus cuerpos desnudos.

– Pero no se las podemos enseñar a nadie.

– Ni se te ocurra. Estamos sudados. No nos darán anuncios con estas pintas.

Se ríen.

Se giran para seguir besándose.

– Tengo algo – dice de repente Álvaro, levantándose de un salto. Va a su habitación y vuelve con una foto enorme de la copa que acaban de ganar. Marco aplaude la idea. Coloca la máquina sobre una mesa, encuadra, y la pone en disparo automático. Corre a colocarse al lado de la imagen.

– Sonríe – pide Álvaro.

La cámara empieza a disparar. La primera les pilla mirándose a los ojos. La segunda, con los pulgares arriba. La tercera con la V de victoria. La cuarta se miran sin sonreír. La quinta se besan. La sexta se besan. Y la séptima, y la octava. La novena Álvaro vuelve a poner la V con sus dedos, la décima se miran, la undécima se miran más de cerca. La duodécima, se vuelven a besar.

Marco coge el mando del equipo de música y pulsa el play.

– Dice mi padre que bailaba esto en las discotecas cuando se ligó a mi madre.

(Backstreet Boys – I’ll Never Break Your Heart)

Rodea la cintura de Álvaro y le acerca su copa de cava. Pega su cuerpo al suyo y empiezan a moverse al ritmo de la música. Lentos. Sin apenas moverse. Con las copas entre ellos. Bebiendo pequeños sorbos de vez en cuando.

Saben que volverán a hablar del tema dentro de poco. Decirlo o no decirlo. Vivir a escondidas o no. Son jóvenes, con una carrera por delante. Son buenos. Cobran mucho dinero. Saben que en su mundo, empezando por sus entornos, les dirán que no lo hagan. Que perderán mucho dinero. La carrera. “Seréis los gays del fútbol. Se os recordará por eso. Nada más”.

“Sería una pena. Sois muy buenos en esto”.

“Total, son unos años. Luego hacéis lo que queráis”.

Total, unos años, se repiten para ellos. Pero les duele tanto vivir así esos años… si no se hubieran enamorado, quizás fuera más llevadero. Pero se quieren. Les duele cada vez que están separados. Y además, está la boda. Álvaro se casará en unas semanas con su novia oficial. Irán todos los compañeros. Y dolerá. Besar a la novia en el altar y pensar que lo que de verdad quisiera es que en lugar de Marta, estuviera Marco.

– Alva, no te amargues. – sabe lo que está pensando su amor – Disfrutemos del momento. Vuelve conmigo. Baila. Ya nos preocuparemos del resto mañana.

Sonríe.

Y bailan. Y se abrazan más fuerte.

—-

Nota:

Las fotos pertenecen a la película “Barcelona noche de verano”. Alex Monner y Luis Fernández.

¿Hay algo más bonito que el amor? Corto con Miles Heizer y Brandon Flynn

Miles Heizer y Brandon Flynn son dos de los protagonistas de la serie de moda del momento, “Por 13 razones”. Kevin Ríos dirige.

Serie que trasciende la pantalla provocando debate por su temática, por su tratamiento, por sus actores, por todo.

Este pequeño corto, algo más de un minuto, va de escenas cotidianas de parejas. Divertidas, románticas. Miradas, juegos. Hay varias parejas. Una de ellas es la protagonizada por estos actores.

.

.

Da la casualidad que hace unas semanas se comentó si estos actores formaban pareja. Sus fotos en sus redes sociales, con mucha complicidad y muestras de cariño, levantaron sospechas. El agente de uno de ellos salió rápidamente a desmentir el hecho: “Son amigos”. Casualmente, a partir de ese momento, ninguno de ellos volvió a subir fotos de los dos juntos. Pero ahora con este corto, publicado en el twitter del autor, ha vuelto a reavivar los comentarios.

La verdad es que hacen buena pareja.

Mirad, mirad.

.

.

Pero quedémonos con el corto. Pequeños trozos de vida de parejas, con mucha complicidad, con risas, con amor. Bueno, y con las imágenes, que bien podrían ser las de una pareja de hecho.

 

¿Hay algo más bonito que el amor?

¿Hay algo más bonito que el amor?

Han pasado muchos años. A lo mejor, solo han sido unos meses, días, ¿semanas?

Te miro y me siento tranquilo. Te apoyas en mi pecho, en la cama, y me siento ligero, como si fuera a salir volando por la ventana. Me das una patada mientras dormimos y, aunque me has despertado y mañana madrugo, me doy la vuelta y te abrazo. Y me vuelvo a dormir sintiendo como te abandonas, como tu cuerpo se relaja entre mis brazos.

Abro el teléfono y veo tu nombre.

Abro el Instagram y veo tu cara sonriente.

Cierro los ojos y te recuerdo cuando te enfadaste porque se me olvidó el cumpleaños de tu madre.

¿Te he dicho que te quiero?

Te quiero.

Dicen que esto no dura mucho. Que es química, o física.

Un día más, te quiero.

Hasta que dure lo viviré.

Ojalá dure mucho. ¿Dos vidas? ¿Las nuestras?

Mejor, una eternidad.

.

Actualización:

Mi querido Dídac, me ha mandado esta música llena de magia, de ternura, de buenas vibraciones para acompañar este post.

.

.

Muchas gracias Dídac.

Un actor porno vendiendo calzoncillos.

Y luce muy bien, vaya que sí.

Y cobra menos que Ronaldo o James, seguro.

Es Hoyt Kogan, un actor porno de la factoría Belami.

Hay muchos actores pornos que en ocasiones les requieren para sesiones artísticas o campañas publicitarias. No son todos los que me gustaría ni con la frecuencia que sería deseable. Porque muchos de ellos son atractivos y trabajan muy bien delante de la cámara, aún vestidos.

Pero bueno, algunas marcas no les gustará que su imagen la defienda un actor porno.

Sin más rollos, Hoyt Kogan nos vende calzoncillos y ropa de sport.

.

rincon161016-hoyt-kogan01 rincon161016-hoyt-kogan02 rincon161016-hoyt-kogan03 rincon161016-hoyt-kogan04 rincon161016-hoyt-kogan05 rincon161016-hoyt-kogan06 rincon161016-hoyt-kogan07 rincon161016-hoyt-kogan08 rincon161016-hoyt-kogan09 rincon161016-hoyt-kogan10 rincon161016-hoyt-kogan11 rincon161016-hoyt-kogan12 rincon161016-hoyt-kogan13

Y para completar, un par de fotos para su estudio, Belami.

.

jimmy161016-hoyt-kogan10

jimmy161016-hoyt-kogan09

rincon161016-hoyt-kogan14

Estas fotos me has ha enviado Iván.

Gracias, gracias.

Tom Daley.

Tom Daley.

El amigo Néstor G. quería poner el otro día fotos de Tom Daley.

Tom Daley ya sabéis que es un deportista británico, nadador, clavadista o saltador de trampolín.

Y como tiene un novio guapo también, y hacen una pareja muy atractiva,  Dustin Lance Black, también os traigo unas cuantas fotos de ellos juntos.

Hoy no tengo tiempo, pero si no lo hace Néstor, otro día os cuento más cosas de Tom Daley.

.

rincon110816-Tom Daley y Dustin Lance Black07

RIO DE JANEIRO, BRAZIL - JANUARY 18: Olympic Gold Medal winning diver Tom Daley of Great Britain poses for a portrait during a break from training for the 2016 Rio Olympic Games at the Rampa da Pedra Bonita (Pedra Bonitas ramp) on January 18, 2015 in Rio de Janeiro, Brazil. (Photo by Matthew Stockman/Getty Images)

LONDON, ENGLAND - APRIL 27: Tom Daley of Great Britain looks on after the Men's 10m Platform semi finals on day three of the FINA/NVC Diving World Series at the London Aquatics Centre on April 27, 2014 in London, England. (Photo by Clive Rose/Getty Images)

rincon110816-tom daley03 rincon110816-tom daley04 rincon110816-tom daley05 rincon110816-tom daley06 rincon110816-tom daley07 rincon110816-tom daley08 rincon110816-tom daley09 rincon110816-tom daley10 rincon110816-Tom Daley y Dustin Lance Black01 rincon110816-Tom Daley y Dustin Lance Black02 rincon110816-Tom Daley y Dustin Lance Black03 rincon110816-Tom Daley y Dustin Lance Black04 rincon110816-Tom Daley y Dustin Lance Black05 rincon110816-Tom Daley y Dustin Lance Black06