II Semana del libro: “Blacksad” de Juan Guarnido y Juan Díaz Canales, por Lorién.

Blacksad:

Un cómic diferente

Titulo. Blacksad

Creadores: Juan Guarnido, dibujante y Juan Díaz Canales, guionista

Editorial: Norma Editorial (Para España)

Titulos:

  • Un lugar entre las sombras
  • Artic-Nation
  • Alma roja
  • El infierno, el silencio

Año de aparición: 2000. Última entrega 2010

Es un personaje que mola mucho; se llama Blacksad. Su dibujante es Juan Guarnido que es español de Granada y yo lo vi en el salón del cómic de Zaragoza, que aunque es un poco kutre trae a dibujantes buenos y este tío es muy bueno; y el guionista es también español, madrileño, se llama Juan Díaz Canales y hasta aquí todo normal; pero resulta que como pasa en algunas cosas, pues se tuvieron que ir a Francia y tiran el cómic allí entre gabachos… joer que algunas veces en España hacemos las cosas del culo eh.

El primer libro que se hizo en el año 2000 es “Un lugar entre sombras”, donde Blacksad, investiga el asesinato de su antigua novia que resulta que, después fue una importante actriz de cine, pesquisas con su último amante pero resulta que el crimen se ha urdido en las altas esferas. Las viñetas molan cantidad porque tiene ya un color de suspense todo el cuadro.

En “Artic-Nation”, hay secuestros y gente de color, abandonos familiares, hijas y padres y mucha intriga, pero no en plan culebrón casposo, la historia está bien construida y los dibujos molan porque te van conduciendo; eso igual lo digo muchas veces pero… en el cómic es importante que el cuadro o viñeta te fije en la historia que te está contando.

Luego salió “Alarma roja”, que éste tiene más miga porque son momentos complicados de la vida americana y la famosa caza de brujas que aunque me la han estado explicando no creáis que me he enterado mucho y es un tema interesante; pues bien aquí si que hay mucha intriga y altos cargos, también he de deciros que en estas historias de la misma manera que Blacksad es un gato, los malos son animales muy distintos cada vez; mirad en Alarma roja tenemos una tortuga y un gallo como personajes principales y malos malísimos.

Y el último mola pero que mucho, es el “Infierno del Silencio”, porque aquí es una trama en la que hay hasta música, os pongo lo que dice la referencia editorial que los del Wikipedia han tenido el morrazo de copiar tal cual:

Blacksad es contratado por Fausto Lachapelle, un productor de música jazz afectado por el cáncer, para que encuentre a Sebastian “little hand” Flecher, un talentoso músico adicto a la heroína que se caracteriza por que su brazo derecho es significativamente más corto que el izquierdo, que ha desaparecido misteriosamente abandonando a su mujer embarazada

Y os cuento cosas: que se ha vendido más un millón del último ejemplar en Francia y que según sus autores sobre todo el dibujante Juan Guarnido, Blacksad tiene mucho de Marlon Brando, que era un actor que seguro que conocéis mejor que yo. Así que aquí está este cómic con cuatro volúmenes que no os asustéis que no son grandes, que se lee en un ratico. Un saludo a todos y gracias por vuestra atención XD.

 

II Semana del libro: “Entrada + Consumición”, de Carlos G. García.

Hoy va a ser un día especial en esta semana del libro. Voy a hablar del libro de un amigo.

Estaba yo barajando varias posibilidades. En esta semana yo quería incluir algún libro de temática gay, o al menos con gays pululando por ahí. Más que nada porque no hablo nunca de ellos, y al fin y al cabo, muchos de los relatos que escribo aquí, tienen a un gay como protagonista.

Lo que se entiende por “temática LGTB” quizás merezca un par de párrafos, pero, creo que no es el momento. Si eso, me lo recordáis. (jijijiji, la de cosas que me tenéis que recordar… vosotros sois mejores para ese fin que lo de apuntar en una barra de hielo en el desierto del Sahara a las 12 del mediodía).

Lo pensé ya en la I semana del libro, y pensé en dedicárselo a Mario, un chico que se asomó aquí en aquella semana empujado por un amigo hetero al que le engañamos para que escribiera una reseña sobre un libro. Mario pudo comprobar, por si tenía alguna duda, que creo que no, que a su amigo le importaba una mierda con quien se acostara, que lo único que le preocupaba es que fuera buen tío, buen amigo, y eso, parece que no hay duda al respecto. A Mario creo que le hizo ilusión que a su amigo ligón (de chicas) no le dolieran prendas en escribir en un blog tan gay como éste. Hombre, yo en lo de “tan gay” no estoy muy de acuerdo, pero ese también es otro tema.

El amigo de Mario ha vuelto a escribir en esta nueva semana del libro, y ya os anuncio que lo va a volver a hacer en breve (mañana, para más precisión). Y Mario se ha vuelto a asomar aquí para leer a su amigo. Y hoy le voy a dar otro motivo para asomarse aquí.

 Es que todavía hay mucho déficit de historias escritas con gays como protagonistas.

Ya me he ido de madre. Si estuviera Richi aquí, me echaría la bronca como el otro día. Menos mal que no está.

Pues retomo el hilo y retomo también aquella idea que tuve hace unos meses y voy a hablar de una novela en la que los protagonistas da la casualidad de que son gays, y se enamoran, se desenamoran, sufren, se sienten solos… vamos, como les pasa a todos y todas, sean cuales sean sus preferencias. Y voy a retomar mi idea primigenia, y se lo voy a dedicar a Mario. Mario, para ti. (Ahora ya no te queda más remedio que escribir algo para mí) 😉

 

Libro en cuestión:

Entrada + Consumición.

Autor en cuestión: Carlos G. García.

Editorial: Stonewall.

Páginas: 206. (se leen en un suspiro)

Estuve a punto de responderle, pero en lugar de eso me contuve y escapé tan rápido como pude hacia la puerta de salida, dejando al gilipollas del subdirector con la palabra en la boca. Necesitaba respirar aire fresco y relajarme, Estaba allí, con los ojos cerrados y las sienes palpitantes cuando alguien me abrazó por detrás.

Yo no sabía quién era. Podría haberse tratado de cualquier pirado. Sin embargo, me sentía tan mal, tan ajeno a ese mundo que me rodeaba, que me dejé abrazar. Sencillamente, experimenté esa sensación de protección sin plantearme nada más. Luego, una voz me susurró al oído:

– Uno crece el día en que por primera vez se ríe de sí mismo. Tú puedes reírte de todo esto y crecer. Él ni siquiera puede admitir que se ha equivocado, ni siquiera pude verlo. Prefiere vivir cegado por su certidumbre fingida. Ya sabes quién es el estúpido aquí.

Os hablé de este libro hace un año, cuando fui a la presentación en Madrid. Estaba contento y feliz por ello. El Gran Paper ya tenía su libro publicado por una editorial. Dale al play.

¿Qué cuenta?

Es una historia de amor. Bueno, en realidad es una historia de desamor. Juan Carlos no se quiere nada. Nada. Quizás a ese estado le ha llevado el que algunos que en su momento le deberían haber querido, no lo hicieron. Bebe, sale, folla. Busca… nada… porque no sabe lo que busca.

Tiene un gran amigo: Jorge. Éste, ejerciendo de eso, de gran amigo, le presenta a un chico maravilloso: Ojos Bonitos. Coño no recuerdo si los ojos eran azules sobre blanco, o marrones sobre blanco… Ojos Bonitos viene rodeado de tormenta y eso, una tormenta de sensaciones será lo que provoquen en Juan Carlos. Nada es lo que parece, ni en la vida, ni en el amor. Y mucho menos en Entrada + Consumición.

Carlos siempre imprime a sus personajes un trasfondo profundo. Les dota de alma. Sufren por algo, reflexionan. Carlos no crea personajes planos. A veces esos sufrimientos los podemos entender, otras veces no. Como en la vida con nuestros amigos o con nosotros mismos que en ocasiones no nos entendemos ni nosotros. Carlos habla de máscaras, de incomprensión, de soledad. A veces tiñe todo esto de sarcasmo. Trufa las situaciones más duras de humor. A veces creo que necesitamos del humor para mirarnos dentro y ver lo poca cosa que somos. Lo digo por mí ¿eh? Y Carlos G. García es único en esto, en utilizar el sarcasmo, la ironía, la mala leche a veces, es único para hacernos pensar  a la vez que nos hace reír. Aunque también es capaz de hacernos llorar.

Si leéis el libro, que yo creo que deberíais leerlo, hay ratos en que os puede dar la impresión de que el mismo Carlos os lo está contando. Que estáis tomando con él unas cañas en el “Carmen” y charláis. Es un lenguaje cercano, directo. Y si lo leéis, os sorprenderá, porque como digo antes, nada es lo que parece. He dicho cañas, pero podría haber dicho “daiquiri”, o “Martini con limón”… cada capítulo se llama como una bebida… ¿Tú que tomas cuando sales por ahí? Yo le suelo dar al Gin Tonic.

Ahora que lo pienso, esto estaba predestinado. Hoy, es 23 de septiembre (cuando escribo la reseña) y el libro fue presentado el 23 de septiembre del año pasado.

Casualidades. 

A Carlos lo podéis leer en:

Su columna de Universo Gay.

En su blog.

II Semana del libro: “Historia de España contada para escépticos” de Juan Eslava Galán, por Peace for ever.

Juan Eslava Galán: Historia de España contada para escépticos

DATOS DEL LIBRO:

Nº de páginas: 560 págs.

Editorial: PLANETA

Lengua: ESPAÑOL

Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

ISBN: 9788408062035

Año edicón: 2004

Plaza de edición: BARCELONA

SINOPSIS:

Desde la prehistoria hasta Aznar, el autor repasa la historia de nuestro país, narrándola de una forma original y amena que enganchará al lector.

 ——

Supongo que el título deja muy claro de qué va. Por si os quedan dudas reproduzco el prólogo del autor:

 No pretendo escribir la historia que escribiría el pueblo, ya que el pueblo es ágrafo por naturaleza, sino más bien una Historia de España contada para escépticos que no creen en la historia de España. No voy a decir que es veraz, justa y desapasionada, porque ninguna historia lo es, pero por lo menos no miente ni tergiversa a sabiendas, que ya es bastante en los tiempos que corren. Además, he procurado hacerla amena y documentada (pero el escéptico sabe que los documentos también se manipulan en el instante mismo en que nacen), y si el lector aprende algo de ella me daré por bien pagado. No está hecha para halagar a reyes y gobernantes (de los que el autor hablará mucho dejándose ganar por el novelista que también es), ni pretende halagar a los banqueros, ni a la Conferencia Episcopal, ni al colectivo gay, ni a los filatélicos, ni a los sindicatos. El autor ni siquiera aspira a merecer la aprobación indulgente de los críticos, ni a servir a una determinada escuela histórica, ni a probar tesis ninguna. A lo mejor por eso se deja llevar por su curiosidad e indaga en la vida de los poderosos en lugar de dedicar el mayor espacio a divagaciones socioeconómicas, más a la moda. No por gusto, ciertamente, sino porque está convencido de que una de las miserias determinantes de nuestra historia es que el errático y a menudo patético rumbo de España ha sido determinado frecuentemente por gobernantes incompetentes y tarados.

 Juan Eslava Galán es un escritor de novelas y ensayos de tema histórico que ha ganado los premios Planeta (1987), Ateneo de Sevilla (1991), Fernando Lara (1998) y Premio de la Crítica Andaluza (1998) y sus obras se han traducido a varios idiomas. Se declara un apasionado de la Edad Media, como puede verificarse fácilmente por la temática de su obra. Su bibliografía comprende más de cincuenta libros y ensayos, tanto como novelista como historiador y ensayista hace gala de un particular sentido del humor, a veces satírico. También ha publicado novelas de éxito internacional (“bestseller”) con el seudónimo de Nicolas Wilcox.

 Aunque en esta obra me parece demasiado bondadoso con el general Franco y su dictadura, poco comprensivo con las diversidad de culturas y nacionalidades que habitan el territorio del estado y a veces resulta demasiado jocoso, creo que es un buen libro que ayuda a comprender lo que somos, de donde venimos y donde estamos… Bueno hasta Aznar.

 Me lo leí con bastante rapidez. Y creo que la parte que me resultó más interesante fue la referente a las monarquías de los Austrias y los Borbones. Quizás porque cuando las estudie aun estaba vivo el dictador y su versión oficial resultaba poco creíble. Puede que por eso me parezca muy recomendable. Aunque ningún libro de historia es neutral porque nadie es completamente neutral como el mismo autor confiesa en su prólogo, creo que consigue un texto bastante equilibrado y, como ya he comentado, en ocasiones demasiado aséptico.

Un abrazo.

II Semana del libro: “Cartas Marruecas” de José Cadalso, por Dídac.

Las Cartas Marruecas

José Cadalso”

Mirada a un clásico de la literatura española del siglo XIX

Edición: Juan José Amate Blanco

Editorial: Clásicos Libertarias 1998

Páginas: 285

Año de la primera publicación : 1789

 ____

Una de esas tardes que sales de clase y como de costumbre denotas por la manera de andar que estás en tu mundo, me llamó la atención un cartel que había en los pasillos de la Universidad, “La Literatura Española del siglo XIX, Ilustración y Romanticismo” por Pedro Jesús de la Peña de la Peña (no he repetido el apellido es así) y me convenció, rápidamente; dedo móvil y apunte en la agenda. Lugar, día y hora, Facultad de Filología, Universidad de Valencia, siete de la tarde de un miércoles de invierno.

Allí que estábamos más de cuatro lo cual no dejó de fascinarme, porque a estas cosas mal que nos pese y aunque sigamos teniendo una visión romántica (que viene al caso) de la Universidad suelen juntarse un número de personas que si bien no con los dedos de la mano se cuentan pero casi. El profesor De la Peña lo es de dicha facultad un gran especialista en el siglo XIX literario español y lo demostró en su charla, autores como Samaniego, Martínez de la Rosa o Espronceda entre otros, fueron presentados, expuestos y comentados con amplitud, como no podía ser de otra manera cuando se llegó a Hartzenbusch mi interés dio un bote, a fin de cuentas estaba ante el autor de los Amantes de Teruel.

Pero me llamó la atención Cadalso previo a todos ellos y sobre todo sus Cartas marruecas, el título me parecía sugestivo, además acostumbrado a leer aventuras fantásticas muchas de ellas basadas en la pasión por las expediciones del siglo XIX, me empezaba a intrigar la obra (aunque fuera de finales del XVIII se considera el autor antesala), así que tras haberme encantado la conferencia días después en una librería de lo antiguo que frecuento en la calle Sevilla de Valencia encontré el libro cuya portada veis arriba por 1 Euro, por tanto decidí leérmelo. Un total de 90 cartas que tienen a los siguientes corresponsales: Dos extranjeros que son el joven marroquí Gazel y su maestro Ben-Berly y un español Nuño.

Cada uno se enfrenta con la realidad española desde una perspectiva diferente: La de Nuño es la del español que conoce bien su país, puede juzgarla desde dentro y en consecuencia matizar las observaciones distanciadas que suelen realizar los hombres de otras culturas. La de Gazel es la del extranjero curioso, bien educado, buen observador y preocupado por explicarse lo que observa, si cae en error es porque es extranjero en un mundo muy distinto al suyo. La de Ben-Bely es la del sabio que está por encima de lo meramente accidental y en consecuencia juzga en nombre de las ideas universales y a través de los datos que le aportan los otros dos corresponsales.

Las cartas tienen un carácter variado y representan tres formas distintas de enfrentarse a una misma realidad, sin embargo sus juicios no se contraponen sino que se complementan ya que si Nuño matiza, aclara y explica ciertos juicios de Gazel o Ben-Bey, estos hacen lo propio con la visión del español.

Estamos a las puertas del XIX y Cadalso se presenta como un claro personaje de la Ilustración apostando por sacar a España de la decadencia a la que los Borbones la han sumido, un tipo de literatura que cabalga en lo neoclásico entrando en un siglo el XIX que se verá azotado por el impacto entre las ideas de la ilustración y el espíritu de hambre y sacristía al que se le debe tanto del retraso cultural en la sociedad española.

II Semana del libro: “El tiempo que nos une” de Alejandro Palomas.

Dudo, queridas, queridos amigas/os sobre qué libro hablaros, hoy, que me toca.

Llevamos ya unos días de la II Semana del Libro, y quizás queden algunos más, eso depende de si a alguno de vosotros se le quita el miedo y manda alguna reseña más. Alberto, podrías ser tú, o tú Rafa, o Ángel, o Marcos. O Teresa, o Rosa. O tú Raúl. Martín, anda que no te de corte, con lo que te gusta leer… o tú, Alejandro.

Bueno, pues mira, ya que hablo de un Alejandro, ya me he decidido a hablaros de un libro. Su autor es otro Alejandro, Alejandro Palomas. Ya hablé de otro de sus libros, “El alma del Mundo” en la I Semana del libro. Hoy os voy a acercar otra de sus novelas: “El tiempo que nos une”.

Título: El tiempo que nos une.

Autor: Alejandro Palomas.

Editorial: Suma de letras.

Año: 2011.

– … No es justo, ya lo sé, pero es lo que hay. Estamos todas contigo.

– Ya lo sé

– No, todavía no lo sabes. Lo sabrás cuando te despidas de tu hijo y necesites revivirlo, aunque hayan pasado cien años. Los amigos, los de verdad, estarán, pero solo un tiempo. Su compasión tiene fecha de caducidad, y está bien así. Olvidarán, y sin decirlo, esperarán que tú también olvides, que sigas adelante.

– Pero nosotras no olvidamos. Ninguna. No sabemos. Te estaremos esperando, Jorge. Siempre, pase el tiempo que pase…

La protagonista suprema es Mencía. Bonito nombre que hacía mucho tiempo que no oía como tal. Ella misma se define así en un momento del libro.

En cuanto me veo en el espejo del ascensor, reconozco en seguida lo que soy, lo que tengo, y lo que ya no. Tengo noventa y tres años, dos hijas, dos nietas, una bisnieta, y un montón de pañales que Lía compra al por mayor y que almacena en la despensa, porque con mi ritmo de pérdidas, tiene miedo de que nos quedemos sin.”

Noventa y tres años, genio y figura, la amiga Mencía. Las mujeres de su familia no la dejan vivir:

Pero como no me voy a desorientar, con tanto ir de acá para allá, tanto ajetreo y esta familia de desarregladas que a la que las pierdes de vista, se te descalabran y me tienen loca.”

Esas mujeres de su familia son Flavia y Lía, sus hijas, e Inés y Bea, sus nietas. Solo hay dos hombres, bueno tres, si contamos al barquero Jacinto: Jorge, y Junquis. Son cuatro, cuatro los hombres; me olvidaba del más grande: Tristán. Y entre las mujeres me olvidaba de Lara Croft, la jodida Lara Croft, la novia de Tristán.

¿Qué cuenta la novela?

Nos cuenta la vida. Habla de los silencios, de los corazones que sufren. Nos habla de madres, de hijas. De hermanas, de nietas. Nos habla de pérdidas, de búsquedas. De huidas. De como afrontamos las tortas que nos da la vida, y de como es más fácil si tienes a alguien que te quiere y que te da los puntos en la mejilla para sanar la última torta que te dieron anoche, o ayer, o mañana… qué más da… las tortas del amor, de la incomprensión… Nos habla… en realidad no, nos nos habla la novela, nos hablan sus protagonistas. Cada capítulo nos lo cuenta una de ellas, nos vacía su alma, nos enseña hasta lo que quiere ocultar a Mencía… pero nosotros como somos perspicaces, como Mencía, la abuela, nos enteramos y lloramos con ellas… y nos dan ganas de abrazarlas, de pasar la tarde con ellas dejando que apoyen su cabeza en nuestro hombro, y… bueno… la vida… jodida ella…

¿Sería posible una historia de estas con hombres?

No sé, creo que no, no sería posible. Quizás sería cuestión de probar a escribir… pero creo que no somos tan sensibles, tan entregados a los nuestros… tan preocupados de nuestra gente. Otra vez tengo tentación de hablar de las máscaras, de las murallas que construimos a nuestro alrededor… ellas también lo hacen, pero… ellas, las demás, tiene ganas y arrestos para atacar esas defensas, derruirlas y conseguir que de dentro, salga una nueva persona, ya sabéis Ave Fénix… nosotros creo que no tendríamos esas ganas y arrestos…

Os recomendaría que leyerais esta novela. Os recuerdo: Alejandro Palomas: “El tiempo que nos une”. Que la leyerais con calma, paladeando los sentimientos, sintiendo… llorando si fuera menester, o riendo, si fuera el caso.

Tengo miedo a eso, y a perder lo poco que me queda de Inés. Y a que no me quiera por incómoda, por no saber respetar lo que ella no quiere enseñar”.

Mencía dixit. Así es Mencía.

Y esto es lo que escuchan Mencía y su hija Lía, volando hacia Menorca, su casa, cada una con un auricular del ipod que la abuela acaba de descubrir a su nieta Bea, y que ésta le regala.