Martin Garrix & Troye Sivan – There For You

.

.

There for you

I woke up pissed off today
And lately, everyone feels fake
Somewhere, I lost a piece of me
Smoking cigarettes on balconiesBut I can’t do this alone
Sometimes I just need a light
If I call you on the phone
Need you on the other side

So when your tears roll down your pillow like a river
I’ll be there for you
I’ll be there for you
When you’re screaming, but they only hear you whisper
I’ll be loud for you
But you gotta be there for me too

But you gotta be there for me too

Last year took a toll on me
But I made it with you next to me
Around the world and back again
I hope you’re waiting at the end

But I can’t do this alone
Sometimes I just need a light
If I call you on the phone
Need you on the other side

So when your tears roll down your pillow like a river
I’ll be there for you
I’ll be there for you
When you’re screaming, but they only hear you whisper
I’ll be loud for you
I’ll be loud for you

I got you, I promise
Let me be honest
Love is a road that goes both ways
When your tears roll down your pillow like a river
I’ll be there for you
But you gotta be there for me too

But you gotta be there for me too

Boy, I’m holding on to something
Won’t let go of you for nothing
I’m running, running, just to keep my hands on you
There was a time that I was so blue
What I got to do to show you
I’m running, running, just to keep my hands on you
Running, running, just to keep my hands on you
Running, running, just to keep my hands on you
So I’m running, running, just to keep my hands on you
But you gotta be there for me too

But you gotta be there for me too

——-

Ahí para ti

Desperté harto hoy
Y, cariño, todos me parecen falsos
En algún lugar, perdí una parte de mí
Ando fumando cigarros en balcones

Pero no puedo hacer esto solo
A veces me hace falta una luz
Si te llamo al teléfono
Y tú estás del otro lado

Así que cuando tus lágrimas se precipiten por tu almohada cual río
Yo estaré ahí para ti
Yo estaré ahí para ti
Cuando estés gritando, pero ellos a penas oigan tu susurro
Yo desataré la bulla por ti
Yo desataré la bulla por ti

Yo te cubro, lo prometo
Permíteme ser honesto
El amor es un camino que se abre en ambas vías
Cuando tus lágrimas se precipiten por tu almohada cual río
Yo estaré ahí para ti
Pero tú debes estar ahí para mí también

Pero tú debes estar ahí para mí también

El pasado año originó un daño en mí
Pero lo superé contigo a mi lado
A lo largo del mundo y de regreso otra vez
Espero que estés esperando al final

Pero no puedo hacer esto solo
A veces me hace falta una luz
Si te llamo al teléfono
Y tú estás del otro lado

Así que cuando tus lágrimas se precipiten por tu almohada cual río
Yo estaré ahí para ti
Yo estaré ahí para ti
Cuando estés gritando, pero ellos a penas oigan tu susurro
Yo desataré la bulla por ti
Yo desataré la bulla por ti

Yo te cubro, lo prometo
Permíteme ser honesto
El amor es un camino que se abre en ambas vías
Cuando tus lágrimas se precipiten por tu almohada cual río
Yo estaré ahí para ti
Pero tú debes estar ahí para mí también

Pero tú debes estar ahí para mí también

Pero me estoy aferrando a algo
Despierta si no sientes nada
Estoy corriendo, corriendo, solo para mantener mis manos encima tuyo
Hubo un tiempo en el que anduve sobrio
Pero me puse muy grande como para mostrarte
Estoy corriendo, corriendo, solo para mantener mis manos encima tuyo
Corriendo, corriendo, solo para mantener mis manos encima tuyo
Corriendo, corriendo, solo para mantener mis manos encima tuyo
Así que estoy corriendo, corriendo, solo para mantener mis manos encima tuyo
Pero tienes que estar ahí para mí también

Pero tienes que estar ahí para mí también

(traducción de Albelis Landaeta)

Anuncios

Symphony – Clean Bandit y Zara Larsson.

.

.

I’ve been hearing symphonies
Before all I heard was silence
A rhapsody for you and me
And every melody is timeless
Life was stringing me along
Then you came and you cut me loose
Was solo singing on my own
Now I can’t find the key without you

And now your song is on repeat
And I’m dancing on
To your heartbeat
And when you’re gone
I feel incomplete
So if you want the truth

I just want to be part of your symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Will you hold me tight and not let go?

I’m sorry if it’s all too much
Every day you’re here, I’m healing
And I was running out of luck
I never thought I’d find this feeling
Because I’ve been hearing symphonies
Before all I heard was silence
A rhapsody for you and me
-A rhapsody for you and me-
And every melody is timeless

And now your song is on repeat
And I’m dancing on
To your heartbeat
And when you’re gone
I feel incomplete
So if you want the truth

I just want to be part of your symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Will you hold me tight and not let go?

And now your song is on repeat
And I’m dancing on
To your heartbeat
And when you’re gone
I feel incomplete
So if you want the truth

I just want to be part of your symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Symphony
Will you hold me tight and not let go?
Symphony
Like a love song on the radio
Will you hold me tight and not let go?

Clean Bandit ft. Zara Larsson- Symphony

——————

(letra traducida)

He estado oyendo sinfonías,
antes todo lo que oía era silencio.
Una rapsodia para nosotros dos,
y cada melodía es eterna.
La vida me estaba engatusando,
entonces llegaste tú y me liberaste.
Yo iba sola, cantando por mi cuenta,
ahora no puedo encontrar la nota sin ti.

Y ahora tu canción está en modo repetición,
y yo estoy bailando al compás
al ritmo del latido de tu corazón.
Y cuando tú no estás,
me siento incompleto,
así que, si quieres la verdad:

Solo quiero ser parte de tu sinfonía,
¿me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?

Lo siento si todo es demasiado,
cada día que estás aquí, yo me estoy curando.
Y se me estaba agotando la suerte,
nunca pensé que encontraría este sentimiento.
Porque he estado oyendo sinfonías,
antes lo único que oía era silencio.
Una rapsodia para nosotros dos
-una rapsodia para nosotros dos-
Y cada melodía es eterna.

Y ahora tu canción está en modo repetición,
y yo estoy bailando al compás
del latido de tu corazón.
Y cuando tú no estás,
me siento incompleto,
así que, si quieres la verdad:

Solo quiero ser parte de tu sinfonía,
¿me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?

Y ahora tu canción está en modo repetición,
y yo estoy bailando al compás
del latido de tu corazón.
Y cuando tú no estás,
me siento incompleto,
así que, si quieres la verdad:

Solo quiero ser parte de tu sinfonía,
¿me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
Sinfonía.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?
Sinfonía.
Como una canción de amor en la radio.
¿Me abrazarás con fuerza y no me soltarás?

Clean Bandit & Zara Larsson – Sinfonía

El himno del Orgullo: “A quién le importa”. Toma 2.

Este año han decidido convertir a “A quién le importa” como himno del Orgullo. En realidad bajo mi punto de vista, era ya un himno desde el mismo momento en que se compuso.

Como pasa en estas ocasiones, un montón de gente canta. Es bonito.

.

.

 

Lo celebraron juntos.

Ganaron.

Miles de fotos. Alegres con los compañeros. Champán. En los vestuarios medio desnudos, saltos, abrazos, promesas cumplidas si ganaban. Fotos en el twitter, en Instagram, en Facebook. Fotos por wasap. Visitas magnas, presidentes, alcaldes. Visitas cercanas, familiares, padres, madres, mujeres, hijos y novias.

Alegres. Felices. En el Olimpo de los Dioses. Campeones.

Álvaro y Marco se miran. A distancia. Los dos saben lo que piensa el otro. Tantas fotos y no tendremos aquí y ahora la foto que nos gustaría. Los dos abrazados, besándonos, posando felices para la posteridad. Uno a cada lado de la copa. Los únicos que, en tanta maraña de fotografías, unas profesionales y otras no tanto, no tendrían un recuerdo de la hazaña junto a su pareja.

Aunque luego, por la madrugada, o quizás ya de mañana, se hagan su foto. Pero sin la copa. Con un balón. Desnudos quizás. Con una bandera o una bufanda rodeando sus cuerpos unidos.

Pero no es lo mismo.

Cuando empezaron a salir, al principio de temporada, lo sabían. Lo hablaron. Creyeron que eso no les costaría trabajo. Que no les afectaría. Pero al final, sí les está pasando factura. No es grande, porque su amor si es grande. Pero esas pequeñas cosas también tienen su importancia. Ver a todos sus compañeros celebrándolo junto a sus parejas, y ellos procurando estar separados por si se escapa una mirada, les empieza a doler. Y más si deben ir a agasajar a sus parejas femeninas postizas, las que les ha puesto su equipo de imagen. Para evitar habladurías.

Solo se abrazaron en la celebración del gol. Álvaro no se contuvo y le besó en la mejilla. Pero eso no cuenta, eso lo hacen todos. Hubiera sido bonito bersarle en los labios, agarrándole fuerte la cara, comiéndole su sonrisa.

Al llegar a Madrid tienen unas horas de asueto. Pocas. Se escapan a su refugio secreto, un piso al que pueden acceder directamente desde el garaje sin que nadie les vea. Casa uno llega por separado, directos al garaje. Álvaro llega primero. Pone la tele. Siguen con las imágenes del partido, de las celebraciones. Ve unas en las que besa a Marta, su pareja. Su representante estará contento: los cámaras pillaron el momento. Ve a todos los demás con su gente, sus niños, sus mujeres. Y él corriendo de un lado para otro. Cortando redes, saltando, sus padres, alejándose de los periodistas por si acaso.

– Creía que habrías abierto ya el cava.

Giró la cabeza justo cuando Marco le rodeó la cintura con su brazo y le besó en los labios.

– Vamos a sacarnos nuestras fotos.

Álvaro fue a la nevera para sacar las copas y la botella de cava. La abrió mientras volvía al salón. Marco tenía la cámara de fotos en la mano. Una cámara segura, sin conexión a redes, para evitar errores y visionados indeseados. Le saca unas fotos mientras sirve las copas. Álvaro sonríe, mientras le dice que no le saque fotos.

– Estoy sudado – se excusa.

– Me gustas sudado – le pica.

– Hace calor – dicen los dos a la vez.

Se desnudan y se recuestan en el sofá. Álvaro rodea con sus brazos el torso de Marco. Le besa en el cuello. Beben un par de sorbos de cava y se sacan unas fotos.

– Ninguno de estos va a tener unas fotos de celebración como estás – apunta alegre Marco, señalando sus cuerpos desnudos.

– Pero no se las podemos enseñar a nadie.

– Ni se te ocurra. Estamos sudados. No nos darán anuncios con estas pintas.

Se ríen.

Se giran para seguir besándose.

– Tengo algo – dice de repente Álvaro, levantándose de un salto. Va a su habitación y vuelve con una foto enorme de la copa que acaban de ganar. Marco aplaude la idea. Coloca la máquina sobre una mesa, encuadra, y la pone en disparo automático. Corre a colocarse al lado de la imagen.

– Sonríe – pide Álvaro.

La cámara empieza a disparar. La primera les pilla mirándose a los ojos. La segunda, con los pulgares arriba. La tercera con la V de victoria. La cuarta se miran sin sonreír. La quinta se besan. La sexta se besan. Y la séptima, y la octava. La novena Álvaro vuelve a poner la V con sus dedos, la décima se miran, la undécima se miran más de cerca. La duodécima, se vuelven a besar.

Marco coge el mando del equipo de música y pulsa el play.

– Dice mi padre que bailaba esto en las discotecas cuando se ligó a mi madre.

(Backstreet Boys – I’ll Never Break Your Heart)

Rodea la cintura de Álvaro y le acerca su copa de cava. Pega su cuerpo al suyo y empiezan a moverse al ritmo de la música. Lentos. Sin apenas moverse. Con las copas entre ellos. Bebiendo pequeños sorbos de vez en cuando.

Saben que volverán a hablar del tema dentro de poco. Decirlo o no decirlo. Vivir a escondidas o no. Son jóvenes, con una carrera por delante. Son buenos. Cobran mucho dinero. Saben que en su mundo, empezando por sus entornos, les dirán que no lo hagan. Que perderán mucho dinero. La carrera. “Seréis los gays del fútbol. Se os recordará por eso. Nada más”.

“Sería una pena. Sois muy buenos en esto”.

“Total, son unos años. Luego hacéis lo que queráis”.

Total, unos años, se repiten para ellos. Pero les duele tanto vivir así esos años… si no se hubieran enamorado, quizás fuera más llevadero. Pero se quieren. Les duele cada vez que están separados. Y además, está la boda. Álvaro se casará en unas semanas con su novia oficial. Irán todos los compañeros. Y dolerá. Besar a la novia en el altar y pensar que lo que de verdad quisiera es que en lugar de Marta, estuviera Marco.

– Alva, no te amargues. – sabe lo que está pensando su amor – Disfrutemos del momento. Vuelve conmigo. Baila. Ya nos preocuparemos del resto mañana.

Sonríe.

Y bailan. Y se abrazan más fuerte.

—-

Nota:

Las fotos pertenecen a la película “Barcelona noche de verano”. Alex Monner y Luis Fernández.

Lo que eres. Una idea de Dídac.

.

“Who we are”

Ryan Calhoun

.

¿No estás cansado de mirarte en el espejo por las mañanas, por las noches, y no reconocer a quién ves reflejado en él?

Sabes quién eres. Lo sabes. Nadie más lo sabe. Solo te permites contarlo a ti mismo, por la noche, en la cama, cuando el reino de los sueños conquista la realidad de la vida. Ahí, sueñas con levantarte esa mañana y cambiar las cosas. Sueñas con que le dices al tipo del espejo que eres como eres.

“Soy como soy, querido”.

“Soy lo que soy”.

“Soy yo”.

Y sueñas con lanzarte a la calle y mirar las cosas desde ese nuevo yo. Mirar a la gente con esa nueva mirada. Con tu espíritu, no el otro.

Pero tienes miedo.

A algunos les oyes, bla, bla, lo que vas a sufrir, lo que tal, que si eres, que si son… pero eres lo que eres. Que fácil ¿No? Ser lo que uno es.

Bueno. También tuviste miedo al presentarte aquel examen. Y cuando fuiste a aquella entrevista de trabajo. Cuando empezaste a nadar con cinco años. Y nadaste, y trabajaste ese verano en el chiringuito de la playa, y aprobaste el examen.

No sé. Es difícil. Es… complicado. ¿O es tan sencillo como… ser?

La vida es corta. El tiempo pasa. Un suspiro. Dejar de ser tú un minuto más es derrochar la vida. Hoy estás otra vez en el espejo, te miras, no te reconoces, pero sabes que eres tú. No amas, pero lo necesitas, como respirar. Tienes miedo de quererte… pero es tan fácil hacerlo…

Mañana, cuando te despiertes, hazte el favor de decirte: voy a ser. Y sé. Y diles a todos esos que les has oído decir que si tal, que si cual, que… vas a estar bien. Vas luchar por ti. Que a veces las cosas no van a ser fáciles, pero cuándo lo son en realidad. Y que por la noche, agotado de buscar, cansado de ser, llegues a casa y te sientes en la cama antes de acostarte, te sentirás bien, te notarás un poco feliz. Más feliz que no siendo. Más feliz que ser alguien al que no reconoces. Y esa noche, soñarás con fuegos artificiales, correrás por una playa desierta a la sombra de las palmeras y sentirás que en algún lugar, hay un corazón latiendo esperanzado por hacerlo pegado al tuyo.

Diles a todos que vas a estar bien. Que vas a ser lo que eres. Ese será tu primer éxito. El primero de muchos.

Muchas gracias Dídac por la idea y por la música.